Sígueme por Email!

jueves, 14 de septiembre de 2017

Falsos expertos y científicos que no lo son en TVE

Que nuestra televisión pública le dé cobertura en horario de máxima audiencia a tonterías acientíficas resulta grave. En otro momento me extenderé más sobre la participación de Patricio Carrasco (en la imagen), ex-podemita, actual simpatizante de Democracia Nacional y administrador de la página de Facebook "Plataforma Salvemos la Biosfera", en el programa Hora Punta de TVE, presentado por Javier Cárdenas, pero ahora me concentraré en un solo dato que pone en cuestión la credibilidad y el rigor del programa (y por extensión de la misma TVE), algo que tampoco debería sorprendernos con semejante presentador de por medio, el Midas que convierte en caca todo lo que toca. Allá vamos: en la imagen adjunta podéis ver un subtítulo del programa que dice: "El químico Patrick Roddie asegura que los huracanes Irma y José han sido fabricados por el hombre" (por supuesto, Patrick Roddie no es el tipo de la imagen). Además, Cárdenas presentaba al principio del programa la sección en la que hablarían de ello de esta forma:
"...pero antes queremos pulsar la opinión de un experto sobre esta corriente de diferentes químicos... incluso expertos en huracanes que aseguran que el último, el que ha devastado buena parte de Florida y de EEUU, ha sido creado por el hombre".
Notad que he destacado en cursiva las palabras químico y experto. En el primer caso no cabe duda de que se refieren a Patrick Roddie, y en el segundo ¿en serio se están refiriendo a Patricio Carrasco?, ¿experto en qué?
Bueno, como dije al principio, a Patricio lo dejaremos para otra ocasión, así que nos vamos a concentrar en el "químico" Patrick Roddie... y efectivamente, como algunos ya comenzabais a oleros, Patrick Roddie no es químico, ni experto en huracanes, ni tiene formación científica de ninguna clase. Es fotógrafo profesional y "activista" (eso que podemos serlo cualquiera de la causa que se nos antoje con tal de que nos autodenominemos así con el suficiente brío). ¿De dónde se saca el programa que Roddie es químico?... pues de internet. El redactor de la noticia y todo el equipo se han cubierto de gloria omitiendo la verificación de la información y dejándose llevar por el sensacionalismo. Porque hace falta ser sensacionalista para convocar a un programa a un "experto" en nada que tenga que ver con las ciencias atmosféricas y apelar a la autoridad de un "químico" que resulta no serlo.
Para los que tengáis dudas sobre mis conclusiones acerca de Roddie, en su propio perfil de Facebook no se presenta como químico, sino como "researcher, activist and photographer" (uy, investigador además de activista. Ya sabemos que lo de "investigador" es otro de esos títulos que te puedes adjudicar gratuitamente. Yo mismo soy investigador. Y tú, querido lector, aunque no lo sepas). En esta web también se refieren a él como fotógrafo y activista, y ponen varios links a través de los cuales se le puede contactar, que tienen que ver con fotografía, política y activismo (y, oh sorpresa, no con la química). En su propia web profesional se presenta así:

"I’m a Belfast born people photographer based in San Francisco."
En toda su presentación no hay ninguna referencia a la química. Por cierto, es un fotógrafo muy asociado al Burning Man Festival, un nido de maguferío supremo. No he arqueado las cejas al saberlo.
En Metabunk se le menciona en algunos hilos, pero en este por ejemplo podréis ver lo verdecito que está Patrick Roddie en química.
Por último, no nos extrañe que el redactor de Hora Punta que "Investigó" a Patrick Roddie hubiese sacado su curriculum de RT, donde además de referirse a él como químico, lo hacen como INGENIERO.

Como vemos, basta la palabra de un falso científico para montarse el circo amarillista. Y lo estamos pagando todos los españoles. Vergüenza, señores.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Hay que cultivar a los agricultores


Este post es una llamada de atención al Gobierno y a sus instituciones, bueno, a lo que hay de eso en los tiempos que corren. Específicamente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (lo de Deporte lo podemos omitir para el caso que nos ocupa). 

Urge. Urge que haga algo para paliar el sufrimiento de los agricultores del sureste español. Donde digo sufrimiento digo hastío, temor, cabreo, incertidumbre, sospechas, hablo de cultivar, pero no el suelo, sino a los agricultores... 


Sigue sin llover, aunque durante los últimos 75 años no haya habido cambios significativos en la tendencia de las precipitaciones, aunque la sequía de esta región sea algo que viene ocurriendo por milenios, aunque sea NORMAL que no llueva en esta zona, ... eso da igual. Lo que no da igual es que los agricultores, aglutinados y representados por asociaciones y federaciones, algunas tan exóticas como AVIAL, la "Asociación en defensa de la salud y el medio ambiente y contra sistemas quitalluvia de Almería", den crédito a un mito sin ningún fundamento, más propio de las épocas medievales: las avionetas "rompenubes", cual demonios alados de los cielos, un tema ya recurrente, cansino, pero lamentablemente, cada vez más en boca de muchos, y que está generando una gran alarma social. 


El problema radica en que los que se han arrimado al agricultor, quienes le han escuchado sin que pareciera que fuera por compromiso, por quitárselo de encima, los que han apoyado sus suposiciones, son los mismos que les han llenado la cabeza de fantasías y falsedades: las nada inocuas ANECIL (Asociación Nacional Española Cielos Limpios), presidida por Pilar Baselga y la Plataforma GUARDACIELOS, presidida por Josefina Fraile. Estas asociaciones están haciendo un daño muy profundo al ya de por sí tocado nivel intelectual de nuestro país. Nadie les pone coto y son los que les meten estas ideas a nuestros agricultores. Debería ser ilegal.

Mientras que las administraciones, las autoridades competentes, la Guardia Civil, la Fiscalía de Medio Ambiente de Almería, etc, le han hecho al agricultor el caso justito para que parezca que están haciendo algo, que les preocupa el tema de las diabólicas avionetas, estas organizaciones de creyentes en chemtrails, en geoingeniería (muy mal entendida, por cierto), en que nos fumigan a diario con metales pesados, en que las antenas de telefonía son repetidores de las antenas "HAARP" y otras cosas propias de Cuarto Milenio, les han tomado en serio y les han ido metiendo en la cabeza, por activa o por pasiva, sus ideas delirantes, sus teorías conspiranoicas, alimentando su paranoia, confirmando sus creencias. Da igual quién se me eche encima, pero decirle a los agricultores preocupados "ya si eso llamáis al 062 si veis algo raro", no me parece que sea la atención que se les debería haber dado, más que nada cuando ANECIL organiza cosas como "Mesa redonda contra la manipulación climática", donde hablan de "sequías inducidas con el beneplácito y conocimiento del gobierno, la guardia civil y el 112"... "ellos lo saben y no hacen nada".

El agricultor de hoy en día no sabe que el yoduro de plata no puede hacer desaparecer nubes (el de hace 40 años sí, los tiempos cambian), pero ahí está ANECIL para enseñarles que sí, que no sólo esta sustancia disipa las nubes, sino también otras cosas que nos echan como  aluminio, diatomeas, boro, estroncio o cualquier cosa que suene a chunga y haya investigado por internet, y da igual cuáles sean sus propiedades, que siempre disolverán las nubes, tenga o no sentido físico, porque la física, como disciplina científica es cosa de los conspiradores, y por lo tanto un artificio para enredarnos y liarnos y que no comprendamos las cosas, y luego el pentaculato de wolframio, el yodino de turulencio o el ya-da-igual-cómo-lo-llames-que-me-lo-voy-a-creer-de-todas-formas, te enfermará, te debilitará, para que acabes subyugándote al todopoderoso Monsanto, la OTAN, los Iluminati y todo lo exótico que se te ocurra, porque lo digo yo, de ANECIL, que observo todos los días el cielo, hago fotos con mi móvil e investigo en Youtube. GUARDACIELOS no es tan "magufo", pero sólo como estrategia para parecer más racional (no usan la palabra chemtrails por ejemplo), pero para que os hagáis una idea de qué ideas van pregonando, no hay nada mejor que un ejemplo: Diario de fumigaciones sobre la Guareña (id a la página 2).



Lo peor de todo es que esto ya no sólo trasciende a los propios agricultores, sino a sus mujeres, sus hijos, sus conocidos, que van contaminándose, contagiándose hasta alcanzar un amplio espectro de la sociedad ¿de quién se contaminan?, de quien les hace caso de verdad y les da una explicación a los problemas que les afectan. Aunque esa explicación no se sostenga por ningún lado, es la que reciben de forma amistosa, extraoficial, en una mesa redonda con canapés y risas y no en una fría rueda de prensa o en la antesala de la Delegación de Gobierno. Si la AEMET le dice al huertano de Lorca o de Guadix que no tiene fundamento científico el que una sustancia como el yoduro de plata pueda hacer desaparecer nubes, le entrará por un orificio y le saldrá por el orto... perdón, por el otro, ¿por qué?, porque eso no confirma sus creencias. Ellos oyen avionetas, oyeron hablar en un pasado que se lanzaban cohetes para disolver tormentas. Fueron cambiando el disolver tormentas (de granizo, en forma de lluvia), por disolver nubes y de ahí la confusión, quizá. Tal vez alguien les dijo que una Europarlamentaria socialista allá por 2001 hizo una petición a Bruselas en la que decía cosas como que el yoduro de plata es un metal pesado (mis oídos me pican ¿metal? ¿pesado?), que los efectos en el medioambiente de esta sustancia son nefastos (mis oídos supuran ya que no es así) o que, para que veamos que la cosa no viene de nuevas, el yoduro de plata provoca una disminución en las precipitaciones (mis oídos lloran sangre abiertamente ya). 


Para el agricultor, cuando llueve es porque la avioneta no ha pasado (o si llueve de noche es porque la avioneta sólo fumiga de día), y cuando el cielo está encapotado y no llueve, ya se cuidarán de encontrar una avioneta que filmar en algún lugar, o escucharán el ruido de la misma, para que confirme sus sospechas. Así funciona la mente del que está en el campo: causa-efecto, no me hables de milongas científicas "oficialistas" que no me las creo. Es gente de campo desesperada, y cuando una persona está desesperada, como diría JM Mulet, es blanco fácil de charlatanes y desaprensivos.  Va siendo hora ya de que el Delegado de Gobierno de turno les tome en serio, de que los pilotos no les digan a la cara que eso que creen es una "chorrada". Creo que para abordar el tema hay que cultivar a los agricultores. Si hay que enseñarles cómo el yoduro de plata actúa como nucleador de la lluvia, se les enseña; si hay que organizar una charla donde se proyecte un vídeo instructivo o un experimento in situ, donde se explique la ley de conservación de la materia para que entiendan que una pequeña avioneta en la vida podrá hacer desaparecer cientos de kilómetros cúbicos de nubes, se podría hacer; si se les muestran datos de sequías, precipitaciones de las últimas décadas... si... Oiga, que yo me ofrezco, pero tengo también una familia que atender. El problema al final es de que las instituciones se alejan del agricultor, se le toma por paranoico y es cuando las alimañas se acercan a él, lo embelesan y le dicen lo que quiere oír. Se está generando un problema social de incultura por omisión, porque no nos engañemos, los aspectos científicos implicados en esto debían ser tan básicos que son directamente cultura. Hay que impedir que esto vaya a más. ¿Qué pensáis hacer?







miércoles, 27 de julio de 2016

Los "fumigados": Hipocondríacos del cielo

       —Mira compañera, lo único que te estoy intentando decir es que vayas con cuidado, que cada vez que mires al cielo estés preparada para correr…
Jose M. Godoy Macías en "El Miedo de Mirar al cielo".


LOS FUMIGADOS: "THE SPRAYED ONES"

Hace unos meses, Lucas de la Cal, periodista de El Mundo, escribía el bochornoso artículo "Miedo al cielo, ... nos están fumigando" y que ya comentamos en un post que podéis leer aquí.  Dicho artículo hablaba de los agricultores de la comarca zamorana de La Guareña y de su temor a las estelas que dejan lo aviones en el cielo, que al parecer les están desecando los campos dejándolos pringados de aluminio, que incluso ven brillar en sus tierras con el rocío de la mañana. En dicho artículo hablaban de un análisis de tierra agrícola, realizado por el SEPRONA, donde comenta una lugareña: "Los niveles de aluminio y hierro son alarmantes. No puede ser que haya 19 miligramos de aluminio cuando el índice de referencia es 0,5. El suelo está contaminado". En el post de dicho artículo ya comentamos que dicha mujer confundió 19 mg con "19.000 mg de aluminio por kg de tierra en suelo", mostrando además una ignorancia supina en cuanto al concepto de "indice de referencia", que seguramente confundió con el de "límite de cuantificación". Como ya dijimos, según el perfil toxicológico del aluminio esbozado por la Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR), los valores TÍPICOS de Aluminio en el suelo varían desde 7 gramos hasta SUPERAR los 100 gramos por kilogramo de suelo. Eso es entre 7.000 y 100.000 miligramos por kilogramo. Un valor de 19.000 mg es, bajo dentro de la normalidad. Así que nos encontramos con gente profana intentando interpretar a su modo unos análisis que ni siquiera comprenden. Es curioso como los que critican la ciencia y sospechan de sus métodos e intenciones, precisamente buscan apoyarse en ella para apuntalar sus argumentaciones...

LA "PARANOIA" SE EXTIENDE

Si nos asomamos a las numerosísimas páginas de facebook y blogs contra los chemtrails o la geoingeniería, veremos que ya no agricultores, sino una vasta representación de la sociedad española, generalmente con un perfil educativo-cultural bajo, explicita sus miedos y temores a lo que ocurre en el cielo todos los días, exhibiendo un exótico y amplio catálogo de causas y consecuencias, como producto de su ignorancia manifiesta y nula capacidad para razonar sobre los fenómenos meteorológicos y climáticos: 

  • Si viene una ola de calor veraniega: es porque fumigan
  • Si una mañana es brumosa y presenta calimas: es porque fumigan
  • Si no llueve: es porque fumigan
  • Si nieva en abril por una ola de frío tardía: es porque fumigan
  • Si hay cirros altos: han fumigado
  • Si un día aparece azul y despejado, es porque fumigaron de noche para que no se note o porque "están de vacaciones"
  • Si llueve: es porque ese día no han fumigado (porque "ellos quieren que sea así")
  • Si el avión deja estela: es fumigación
  • Si el avión no deja estela: es fumigación....invisible!
  • Si veo un globo sonda volando hacia las alturas: es un "orbe" analizador de chemtrails...


Cómo Grabar OVNIs y Chemtrails Invisibles modificando cámaras de video viejas

Da igual lo que ocurra en la atmósfera, que el compendio de argumentaciones alimentadas por sus sesgos de confirmación es cuasi-infinito: Cualquier fenómeno meteorológico, otrora normal aunque no muy frecuente, es automáticamente objeto de sospecha, con la salvedad de que cada vez más, fenómenos usuales como las calimas, brumas o neblinas matinales (muy comunes en verano), olas de calor veraniegas, tormentas de granizo (no infrecuentes en esta época), han acabado también en el saco de lo "anormal", de lo "inducido artificialmente", de lo "provocado por las fumigaciones". Yo recuerdo que la palabra bruma, o calima, la aprendí de mi padre de pequeño, en verano: esas neblinas asociadas a la alta humedad, a las sales marinas, a algún incendio ocasional, al polvo de las tierras saharauis... ahora, además, a los aviones, los dragones del siglo XXI.


¿Nos encontramos en un momento crítico quizá, en el que un importante sector de la sociedad está confrontando sus temores hacia lo inmenso, a lo infinito? ¿Se está creando una sociedad apeirofóbica? ¿Es acaso una nueva clase de hipocondria que trasciende lo meramente corpóreo? Se trata de gente que piensa de verdad que toda la comunidad científica en general se encuentra corrompida y forma parte de una megaconspiración (sin embargo recurren a la ciencia cuando les sirve para confirmar sus suposiciones, es realmente algo fantástico psicológicamente hablando). Se trata de cada vez más gente que cree a pies juntillas que hay un plan consciente y una hoja de ruta trazada para desertificar España, para acabar con las abejas, para enfermar a la población, para inocular exóticas enfermedades neurodegenerativas... para un sinfín de exóticos propósitos. Se trata, en definitiva, de gente que no tiene conciencia de las dimensiones del mundo, porque: ¿acaso tienen idea de la magnitud de nuestra troposfera, de lo que abarca y contiene y de lo que se precisaría para poder controlar lo que pase en ella a su antojo? ¿Acaso tienen conciencia de la cantidad de gente que trabaja en ciencia, sin que haya nadie que haya soltado la mosca en favor de los conspiranoicos? y eso sin entrar a hablar de los aspectos de logística y recursos humanos necesarios para poder llevar esta campaña masiva de fumigaciones en forma de megaconspiración con el beneplácito de países históricamente archienemigos a nivel mundial conspirando codo con codo.

Aquí tenemos un comentario tipo de alguien que padece esta suerte de fobia o hipocondria atmosférica:



Como podemos inferir, la percepción espacial, la contextualización física e histórica, el razonamiento puro, la propia intuición... se encuentran altamente alterados en esta tipología de conspiranoico, que sólo alcanza a ver lo que le interesa ver: aquello que confirma sus creencias: plagas ENFERVORECIDAS, palomas y gaviotas DESESPERADAS y RAQUÍTICAS... ¡¡¡Son las señales de un dios iracundo, es el final de los días!!! Esta visión fatalista y apocalíptica del mundo es común en esta suerte de sector de la sociedad, que se aproxima peligrosamente al posicionamiento de los cristianos adventistas que proclaman el fin de los tiempos, como producto lógico del fracaso continuado de los distintos sistemas educativos en nuestro país, la magnificación del prime time televisivo, la intromisión exagerada de la clase política en asuntos económicos y la nula apuesta e inversión en talento de nuestro sector industrial y energético más potente, más preocupado de repartir jugosos dividendos a base de manipular, chantajear y sobornar a los gobiernos que de hacer este mundo más justo y sostenible. Esto ha sido el caldo de cultivo para la creación de esta nueva clase socio-cultural pesimista, hastiada y de bajo perfil. No hay que olvidar que la "conspiranoia" de las fumigaciones entra ya en el terreno de las creencias cuasi-religiosas, al negar y rechazar la ciencia, al apoyarse en doctrinas creadas por gurús iluminados que hacen un uso ostentoso de términos científicos y tecnicismos que utilizan en beneficio propio para venderse o para vender remedios "antichemtrails" por internet.

Los sistemas gubernamental y televisivo y los modelos económicos y sociales en los que nos movemos, unidos al poder de las redes sociales y al factor amplificador de cualquier chorrada que produce Internet, está creando un peligroso estrato social compuesto por ignorantes alterados, que desconfían de las instituciones, se fían más de lo que encuentran en youtube o en páginas de carácter esotérico-naturista, que son dados a muestras de violencia contenida, pero que no dudan en verbalizar enfervorecidamente, y que desde hace tiempo venimos monitorizando con creciente preocupación (accede a nuestro Observatorio contra la Violencia Chemtrailista).

Nota: "gabinja" es Gabriel Incertis, el administrador de En Ocasiones veo Chemtrails.

Pero la cosa va más allá. Resulta que cada vez con más profusión se asocian los problemas geopolíticos de nuestro planeta, incluyendo la gestión de los residuos industriales, a las tan temidas fumigaciones. Éstas ya no sólo afectan a los cultivos, las abejas, las personas, sino que están relacionadas con los atentados yihadistas o hasta con el último intento de golpe de estado en Turquía:

Si queréis ver más cosas como estas, visitad nuestra página de humor Chemtrail: "Chemtrails Lepe".
Ejemplos de esta suerte de aeroconspiranoicos hay miles.
Como podemos ver, hasta el personal asociado a la ultrasecreta conspiración de las fumigaciones clandestinas también disfruta, al parecer de vacaciones, o aprovecha esos tiempos muertos para jugar al mus o alterar el orden político y social en alguna parte del mundo...

Poco que añadir a este comentario, su señoría...
Células disecadas en forma de esporas transportando enfermedades. El "novamás" de la hipocondria celestial.

Ahora en serio, sólo hay que darse una vuelta por el vasto mundo de las páginas "conspiranoicas" relacionadas con la "guerra climática", la geoingeniería, las fumigaciones e incluso la Tierra Plana (sí, señores, como lo oyen), para darse cuenta (me gusta más la acepción inglesa: "realize", que queda más contundente) de que no nos encontramos ante un panorama baladí, sino que se trata de una amenaza real, contenida a duras penas en el mundo virtual que ofrece internet, pero que ya ha realizado pequeñas incursiones en el mundo físico real, como si de una campaña de caza de "pokémon go" se tratara (no nos olvidemos del "asalto" de Daniel Sola y sus secuaces antichemtrail al Hospital Los Arcos en San Javier en 2014): Se ha creado y se está expandiendo una especie de "plaga zombie", a lo "Walking dead" pero que podríamos llamar los "Sprayed ones"... los "Fumigados", fumigados de mente y de capacidad de razonamiento y crítica, que se dejan llevar por argumentos exóticos y fantasiosos que apuntalan sus ideas preconcebidas sobre el funcionamiento de los fenómenos atmosféricos y de los mecanismos políticos: Se trata de un grupo social descontento, ignorante, desdeñoso, hastiado, inundado de sesgos cognitivos, que no deja de crecer y de autoestimularse y reafirmarse mediante la agregación, la falta de implicación y respuesta institucional (que asocian con un interés de ocultar la verdad), y el flaco favor que los grandes medios de comunicación están haciendo al prestarles demasiada atención y lo que es peor aún, siguiéndoles el juego. Es la amenaza de la sociedad que nos encontraremos en un futuro muy próximo: ¿Esto es lo que de verdad queremos? Yo le prestaría la atención y consideración que fuera necesaria...


martes, 31 de mayo de 2016

Los dichosos "análisis de agua de lluvia"

Introducción

En las últimas semanas está circulando "la prueba definitiva" para el mundo chemtrailista. Por fin han conseguido resultados analíticos de muestras recogidas por ellos mismos que confirman sin lugar a dudas que...
...aún siguen intentándolo, pero no llegan, no les da para más. Lo siento chicos, pero los 500 euros siguen esperando ganador.

Difícilmente se puede pensar en peor recipiente para tomar
muestras de agua de lluvia para analizar.
Los laboratorios de análisis químico han encontrado un nuevo filón: los nefófobos y meteo-conspiranoicos del siglo XXI. Si a finales del XIX habían listillos del oeste americano que se hacían de oro vendiendo remedios crecepelo a costa de crédulos e ignorantes, hoy en día los laboratorios de análisis químico sólo tienen que meter su muestra en su espectrómetro e imprimir una factura, ya que la interpretación del resultado y la definición de los términos que aparecen en el análisis se deja a criterio del propio cliente, que ve confirmadas sus sospechas ante las evidencias mostradas y ante su manifiesta ignorancia en la interpretación de los análisis. Con esto no estamos diciendo que los laboratorios se dediquen a estafar. No ponemos en duda su honestidad en absoluto. En este caso los estafadores son los mismos clientes y los estafados aquéllos que acaban convencidos de la cháchara que inventan acerca de los análisis.

Pasemos a cerrar bocas.

El motivo de mi sorna son fundamentalmente estos dos análisis que demonimaremos "Análisis 1" y "Análisis 2":

ANÁLISIS 1
De este análisis se asegura que "los niveles de Aluminio sobrepasan el valor límite para el consumo humano en un 2000%".


ANÁLISIS 2
De este análisis dicen que "Existe una recomendación de la OMS sobre contenido de aluminio en el agua potable, proveniente de plantas de tratamiento estableciendo, 0,1 mg/l para grandes instalaciones y 0,2 mg/l para pequeñas basada en la optimización práctica del proceso".

El texto que acompaña al anáisis 1 es: "Los niveles de Aluminio sobrepasan el valor límite para el consumo humano en un 2000%. El Bario y el Plomo, aparecen también la muestra, pues están cuantificados. Recordamos que es agua de LLUVIA. Cuando no llueve, lo sigues respirando y con mayor asiduidad, pues por propio peso "decanta" y acaba en nuestros suelos y PULMONES.....de ahí al torrente sanguíneo y al CEREBRO."

El análisis 2 viene acompañado en Facebook del siguiente comentario: "Estamos hablando de que no se contempla contenido de Aluminio en agua pluvial, pues básicamente el agua de lluvia es AGUA DESTILADA, pues aún no ha entrado en contacto con sales minerales y oligoelementos terrestres. Otra cosa es que pueda tener PH ácido debido al contacto con Sulfuros, lo que la convierte en lluvia ácida, pero el Aluminio no vuela por los aires,,,,,,es AERODISPERSADO POR MEDIO DE AEROSOLES."


¿Qué se quiere demostrar?

Estos análisis pretenden demostrar que en el aire hay Aluminio, Plomo, Bario u otros metales, aparentemente en su estado puro, reducido (metálico), procedentes de las estelas que dejan los aviones a su paso. Ni en esto se ponen de acuerdo los conpiranoicos de las estelas blancas, ya que al otro lado del Atlántico parece ser que lo que fumigan son óxidos de estos metales. La forma en que los "chemtrailistas" creen que pueden demostrar la presencia en la atmósfera de dichos elementos, y más aún, que provienen de dispersiones intencionadas desde aviones, es mediante análisis de agua de lluvia, ya que el agua de lluvia no lleva disuelta ninguna sal ni ningún metal, por lo que en su caída arrastrará lo que haya por la atmósfera suspendido. Como en teoría en la atmósfera no debe haber aluminio, si se encuentra en el análisis, lo atribuirán irremediablemente a los llamados y temidos "chemtrails".

Fundamento del análisis de agua de lluvia

Una forma de determinar la calidad de aire en un lugar geográfico determinado, es realizar un estudio sobre las concentraciones de algunos compuestos presentes en las muestras de agua de lluvia. Realizar un estudio de algunos compuestos presentes en muestras de agua de lluvia durante uno o varios periodos de tiempo, permite conocer sus concentraciones actuales, utilizarlos como indicadores frente a posibles contaminaciones de origen antropogénico y ver sus fluctuaciones según la estación del año. La calidad del agua de lluvia es un reflejo de la calidad del aire de la zona donde se produce la precipitación. El estudio de la concentración de algunos de estos elementos presenta cierta complejidad debido a los numerosos factores fisicoquímicos que intervienen. Desde las reacciones químicas que tienen lugar en la atmósfera, a la fuerza o intensidad de las fuentes de emisión de dicho elemento.

Para poder analizar agua de lluvia y arrojar valores válidos de la evolución de la concentración de los analitos en la misma, es pues básico realizar muestreos planificados durante un marco temporal representativo: un mes, seis meses, un año, y el uso de un equipamiento y un protocolo adecuado según veremos después. 

Los análisis

Primero de todo hagamos un par de observaciones importantes:
  • Sólo se aporta el resultado de UNA muestra por cada uno de los análisis. No se trata de varias muestras obtenidas en una misma área en un marco temporal determinado para asegurar su representatividad.
  • Ambos análisis explicitan que el muestreo se ha realizado por el cliente, lo que deja abierta a la interpretación cómo se ha muestreado el agua de lluvia. De hecho en ambos análisis aparece como denominación o matriz del análisis "agua" y no "agua de lluvia". Queda a juicio del que lee dichos análisis el creerse que se trata de agua procedente de lluvia. No obstante, rompamos una lanza en su favor y supongamos que efectivamente se trata de agua procedente de una precipitación en forma de lluvia.
  • Igualmente todo apunta a que no se ha tomado ninguna medida para evitar la contaminación de la muestra durante el muestreo, almacenamiento y/o transporte, además de otras encaminadas a evitar la evaporación de la muestra y así impedir la concentración de los analitos.


El método analítico: ICP-MS

Para ambos análisis se ha usado la espectroscopía de masas por plasma acoplado inductivamente (ICP-MS en sus siglas en inglés). ¿En qué consiste exactamente?: 

Mediante la espectrometría de masas con plasma de acoplamiento inductivo es posible determinar de forma cuantitativa la mayoría de los elementos de la tabla periódica a niveles de traza y ultratraza, partiendo de MUESTRAS EN DISOLUCIÓN ACUOSA. Por lo tanto, esta técnica analítica permite la determinación de elementos DISUELTOS en la matriz, en este caso agua, por lo que, para la determinación de elementos metálicos puros, se ha errado en la técnica analítica. Según el tipo de nebulizador, es posible analizar matrices con sólidos suspendidos, pero para el caso que nos ocupa, todo apunta a que los tomadores de la muestras no supieron explicitar exactamente qué andaban buscando cuando las llevaron a analizar, ya que la ionización de los componentes de la muestra mezclará lo que pudiera haber de metal puro con los compuestos de dicho metal que se puedan encontrar de forma libre en la naturaleza. El método analítico de elección para el análisis de trazas de metales pesados y metaloides en diversas matrices (fluidos biológicos, alimentos, filtros de captación ambiental, etc….) es la Espectrofotometría de Absorción Atómica. En este enlace se explica cómo se puede determinar aluminio, bario o cromo metálico usando esta técnica. Pero volvamos, ya que estamos, al ICP-MS:
Esquema de los componentes de un espectrómetro de masas por plasma acoplado inductivamente
En la técnica de ICP-MS, la muestra, en forma líquida, es transportada por medio de una bomba peristáltica hasta el sistema nebulizador donde es transformada en aerosol gracias a la acción de gas argón. Dicho aerosol es conducido a la zona de ionización que consiste en un plasma generado al someter un flujo de gas argón a la acción de un campo magnético oscilante inducido por una corriente de alta frecuencia. En el interior del plasma se pueden llegar a alcanzar temperaturas de hasta 8000ºC. En estas condiciones, los átomos presentes en la muestra son ionizados.

Los iones pasan al interior del filtro cuadrupolar a través de una interfase de vacío creciente, allí son separados según su relación carga/masa. Cada una de las masas sintonizadas llegan al detector donde se evalúa su abundancia en la muestra.

Con esta técnica se permite saber todo el contenido de elementos metálicos que formen parte de compuestos como sales, hidróxidos... Por ejemplo, el Aluminio en forma de sulfato, usado como floculante en tratamientos en depuradoras, será detectable con este método. Sin embargo compuestos insolubles como la alúmina (óxido de aluminio) se deberán determinar mediante otros métodos analíticos (colorimetría, por ejemplo).

Por lo tanto, el método empleado no es útil para determinar metales o metales pesados en muestras de agua.


Análisis 1


Resultados

Se trata de una única muestra de 1,1 litros de agua recibida el 19 de enero de 2016 por el laboratorio AnalyticaAlimentaria. El cliente es de El Parador de las Hortichuelas, en Almería, por lo que suponemos que la muestra fue tomada ahí con fecha desconocida. Igualmente ni el método de muestreo ni la forma de presentación de la muestra están explicitados. La muestra se ha analizado usando ICP-MS siguiendo la norma DIN EN ISO 17294-2, un método normalizado para analizar hasta 62 elementos metálicos por ICP-MS.

El análisis arroja los siguientes resultados:

Aluminio (Al) = 4 mg/l
Bario (Ba) = 0,05 mg/l
Plomo (Pb) = 0,01 mg/l

El análisis muestra los límites de cuantificación, que en química analítica instrumental se definen como los valores de concentración más bajos de la sustancia sometida a análisis que el método usado puede detectar para considerar el análisis cuantitativamente preciso. De una forma más técnica, se define como "la cantidad de analito que proporciona una señal igual a la del blanco más diez veces la desviación estandar del blanco".

Estos valores son (para los elementos implicados en el análisis):

Aluminio (Al): 0,1 mg/l
Bario (Ba): 0,05 mg/l
Plomo (Pb): 0,01 mg/l

Como vemos, y según los resultados del análisis, los valores del bario o del plomo se encuentran en el límite de cuantificación (LOQ), es decir, no se puede asegurar con toda certeza que haya Bario o Plomo de forma cuantitativamente precisa en la cantidad determinada en la muestra, ya que el valor arrojado está en el límite inferior del intervalo útil de medición. Si la muestra presenta una concentración por debajo del LOQ, aunque esté por encima del límite de detección (Cm), el valor no se puede admitir como preciso.
Evidentemente si el límite de cuantificación del Plomo es 0,01 y del Bario es 0,05 y el análisis muestra esos valores como resultado, sólo se puede inferir que hay trazas de ambos metales en la muestra. También hay que decir que ante valores tan bajos, la propia norma referida dice que los límites de detección de estos elementos se ven afectados por la contaminación del blanco y depende predominantemente de las instalaciones de manipulación del aire disponibles en el laboratorio. Es por ello que es importante aportar varias muestras y realizar varias mediciones para poder descartar errores o contaminaciones.

No olvidemos que mg/litro significa partes por millón (ppm). Para que entendamos mejor qué significa esta cantidad, el concepto de ppm es recíproco al de porcentaje solo que en lugar de ser partes por ciento, hablamos de partes por millón, de forma que 10.000 ppm equivalen a un 1%. Por lo tanto 4 ppm equivalen a  0,0004%. En una muestra de un litro de agua, el 0,0004% se corresponde con Aluminio. Imaginaos el Bario....

Así pues sólo estamos en condiciones de asegurar que la muestra contiene 4 mg/litro de aluminio (4 partes por millón), y del resto de elementos meras trazas. Pero, esto, ¿qué significa?: Primero: que haya 4 mg de aluminio en un litro de agua no da ninguna idea de cuánto aluminio hay por volumen de aire, ya que la cantidad de aluminio arrastrado dependerá de factores como la intensidad de la precipitación, la duración de la misma, el volumen recogido por unidad de superficie, otros factores como el viento, etc. Para ello se usa otro tipo de análisis en los que interviene otro instrumental y no interviene la lluvia. Digamos que analizar un componente atmosférico en la lluvia nos da idea de la presencia de este en la atmósfera pero no de su cantidad, aunque sí podría darla de su variabilidad en función del tiempo o el espacio. Por eso un análisis único de un agua de lluvia básicamente no sirve para nada. Si se supone que se trata de aluminio nanométrico vertido a la atmósfera, éste se oxidaría rápidamente para forma Alúmina (óxido de Aluminio - Al2O3), que es insoluble en agua y por lo tanto esta técnica no es válida para su determinación. El aluminio es el tercer elemento más abundante en la corteza terrestre y se encuentra en minerales, rocas y arcillas. Esta amplia distribución explica su presencia en prácticamente todas las aguas naturales, bajo la forma de sales solubles, coloidales o insolubles, además de viajar por la atmósfera suspendido formando parte de la caolinita y otras sales. El sulfato de aluminio y potasio (alumbre) se usa en los procesos de floculación en los sistemas de tratamiento de aguas por lo que el aluminio se puede encontrar en las aguas tratadas como un residuo. Su ocurrencia en aguas es controlada por el pH: Al3+ predomina a pH < 4 mientras que en medio básico, la forma disuelta predominante es Al(OH)4-.
Por lo tanto no es raro encontrar 4 ppm de aluminio disuelto en una muestra de agua tomada de charcos. Que sea apta o no para el consumo humano, ya es otra cosa. Yo no me dedico a coger el agua de un charco para beber.

Muestreo de la muestra del análisis 1:

Gracias a En Ocasiones veo Chemtrails, hemos podido averiguar que la muestra del Análisis 1 fue recogida en "unos charcos del terrado" de una casa y "de unos barreños" que colocó el sujeto que llevó las muestras a analizar: 

Con el método de muestreo explicado (recoger agua de charcos o tomarla directamente de unos barreños en la azotea de una casa) ya podemos dar el análisis como totalmente inválido para extraer cualquier conclusión. El muestreo de agua de lluvia se ha de realizar de forma que: 
  1. Se asegure la no contaminación de la muestra
  2. Se asegure la no evaporación de la muestra
En este caso ambos requisitos no se cumplen. Si el agua de lluvia en su caída ha ido arrastrando compuestos con aluminio suspendidos en la atmósfera y ésta cae en un barreño que no se protege contra la evaporación, evidentemente el analito se irá concentrando a medida que la matriz (agua) se va evaporando). Además, un barreño abierto al aire libre no se trata de un recipiente adecuado ya que fácilmente se habrá contaminado con el polvo ambiental. También la muestra se evaporará si el recipiente de almacenamiento no tiene cierre hermético.

Un análisis riguroso de agua de lluvia pasa por medir qué cantidad de agua ha caído por unidad de superficie en la precipitación. En este caso no se aporta ningún dato al respecto (volumen de agua recogido, diámetro del recipiente). Por otra, coger agua de charcos de un terrado ya es un método totalmente descartable, ya que el propio polvo del suelo, o de cualquier otra fuente  de contaminación cercana alterará la muestra invariablemente. Decir que, como una de las muchas probables fuentes de contaminación, el centro de El Parador de las Hortichuelas se encuentra a menos de 2,5 km de 5 carpinterías metálicas que trabajan con Aluminio: 



Otras fuentes de donde proviene el aluminio metálico son: alimentos procesados, pastas dentífricas, latas y envoltorios, incineradoras industriales, plantas de energía que usan carbón, materiales de construcción, insumos eléctricos, cigarrillos con filtro, etc, es por ello que las muestras de agua de lluvia es mejor tomarlas en zonas alejadas de núcleos urbanos e industriales, preferentemente en zonas de terreno abierto y con vegetación natural (áreas de pastos, no superiores a medio metro con pendientes de hasta +-15%). El instrumento de recogida de muestras más recomendado es un totalizador de tubo sumergido o en su defecto un pluviómetro con una pelota de ping-pong como elemento de cierre (para evitar entrada de hojas, papeles, evaporación, etc) posicionada en la parte superior del embudo. Fallando todo esto, se puede usar en un pluviómetro convencional al que se le puede añadir aceite de parafina ligera en una capa de 0,5 cm que luego habrá que decantar. Las siguientes figuras muestran los elementos adecuados para recogida de muestra de agua de lluvia:

                    Fig. 1                                    Fig. 2                             Fig. 3                      Fig. 4

Fig. 1 Pluviómetro convencional
Fig. 2 Pluviómetro con pelota de ping pong para evitar evaopración
Fig. 3 Totalizador de tubo sumergido
Fig. 4 Pluvióemtro convencional con capa de aceite de parafina 

Comparación con el Real Decreto 140/2003

El RD 140/2003 de 7 de febrero establece los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Como es evidente, el laboratorio que realiza el análisis, "Analytica Alimentaria", destinado a análisis de parámetros relacionados con la alimentación, realiza la comparación del resultado de las muestras con los valores paramétricos que establece dicho Real Decreto para el agua DESTINADA A CONSUMO HUMANO. No obstante no olvidemos que el análisis de agua efectuado es supuestamente de AGUA DE LLUVIA, y encima recogida con un método que dista mucho de asegurar la no corrupción de la muestra, por lo que dicha comparación es a todos los efectos IRRELEVANTE. Aun así, suponiendo que el agua analizada estuviera destinada al consumo humano veamos cómo interpretamos el valor para el aluminio: 

El texto que acompaña en Facebook a dicho análisis afirma que el valor del aluminio sobrepasa el límite establecido para el consumo humano en un 2000%. Claramente el que realiza dicha afirmación no tiene ninguna noción de lo que significa "valor paramétrico". El valor paramétrico no es el  límite "para el consumo humano" sino el valor máximo o mínimo de un elemento o compuesto fijado como indicador de la calidad del agua y para establecer un marco con el que designar su aptitud para su consumo. 

El Aluminio principalmente está en el agua de consumo por el uso de sales de aluminio en el tratamiento de potabilización, en la floculación-coagulación y también aparece de forma natural ya que es el tercer elemento más abundante de la corteza terrestre. Justamente el Aluminio se encuentra entre los elementos del Anexo I parte C de dicho Real Decreto, junto con bacterias coliformes, amonio, cloruro, "olor", sulfato, sodio, turbidez, etc... Efectivamente, consultando dicho anexo, el aluminio tiene un valor paramétrico de 200 microgramos/litro (0,2 mg/litro). Pero, ¿qué pasa si se incumple dicho límite?. el propio Real Decreto lo aclara. En el Artículo 27. "Incumplimientos y medidas correctoras y preventivas", apartado 7:

"En el caso de incumplimiento de parámetros del anexo I, parte C, la autoridad sanitaria valorará la calificación del agua como «apta o no apta para el consumo humano» en función del riesgo para la salud."

Es decir, que para el caso del Aluminio, si se sobrepasa el valor paramétrico, se deja a juicio de la autoridad sanitaria su aptitud para el consumo en función del riesgo para la salud. En ningún caso se está diciendo que el agua no es apta para su consumo, y menos cuando sólo hay un 0,0004% de aluminio en la muestra analizada. Por otra parte, el aluminio en aguas para consumo humano se suele determinar únicamente a la salida de la potabilizadora si se usa como floculante... en forma de sales de aluminio, que es con lo que han comparado el valor obtenido, ya que se ha usado ICP-MS para la determinación y no espectrofotometría de absorción de masas.

Problemas de esta técnica para determinar aluminio metálico:

Aquí radica el problema: La norma establece que el muestreo se ha de realizar de acuerdo a las normas ISO 5667-1, ISO 5667-2, e ISO 5667-3. Debido a los requerimientos extremadamente elevados que conciernen a la pureza en análisis de trazas, cualquier impureza debe ser evitada. Si además la norma establece que hay que añadir ácido nítrico hasta alcanzar un pH inferior a 2 y se usa espectroscopía de plasma acoplado inductivamente, se oxidará todo el posible contenido metálico de la muestra por lo que se sumará el aluminio presente como sal disuelta con el que se presentaba como aluminio metálico (improbable en sí, ya que se encontraría como óxido de aluminio, que es insoluble y se ha determinar con otro método), por lo que un valor de 4 mg/litro de aluminio puede indicar un agua contaminada por sales de aluminio, lo que es coherente con el hecho de que el aluminio se trate del tercer elemento más abundante de la corteza terrestre, a la vez que el tercer elemento que no se encuentra formando parte de un gas atmosférico más presente en la atmósfera.

Finalmente decir que siendo tan múltiples las fuentes de contaminación de aluminio, y teniendo en cuenta la presentación de una única muestra que mezcla aguas recogidas del suelo y de barreños, donde a buen seguro el analito se ha concentrado y la matriz contaminado, además de que es normal encontrar pequeñas cantidades de aluminio en el aire (debido precisamente a las fuentes mencionadas), este análisis jamás podrá ser tenido en cuenta por ninguna autoridad o instancia judicial como prueba de absolutamente nada y menos de su relación con las estelas provenientes de los aviones.

Análisis 2


Resultados

Se trata de una muestra de volumen desconocido, recogida aparentemente en algún punto de Murcia, presentada en un recipiente tipo duquesa, tomada según "procedimiento externo", es decir, por parte del cliente. Decir que los que publicaron la foto de dicho análisis afirmaron que recogieron la muestra "cumpliendo estrictamente con lo marcado en el procedimiento", sin especificar cual es dicho procedimiento:


También destacamos que la muestra aparece identificada como agua, y no como agua de lluvia. La muestra fue analizada por un laboratorio acreditado de la ENAC, sin especificar tampoco cuál es, pero que podemos inferir del siguiente análisis. 

En este caso no aparecen los límites de cuantificación ni comparación con valor paramétrico alguno, lo que es más sensato ya que no se trata de agua destinada a consumo humano. Lo que sí se ve es que el método usado de determinación es del de ICP, como en la anterior muestra, pero usando el método o procedimiento IT/MUNLAB/06 25 76. Este procedimiento de ensayo es efectivamente un método de espectroscopía de plasma de acomplamiento inductivo de determinación de metales totales. La ENAC establece el límite de cuantificación de dichos parámetros según la norma UNE EN ISO /IEC 17025 en ≥ 0,5 mg/l, como se ve en la siguiente captura de pantalla extraída de una acreditación de un laboratorio murciano, que aparentemente es el único acreditado en esa región por la ENAC para este tipo de determinaciones (Laboratorios Munuera, S.L.):

En el análisis se puede observar que los valores de plomo y bario se encuentran en el límite de cuantificación, y que el aluminio arroja un valor nada escandaloso: 2,2 partes por millón, ¡un 0,00022% de Aluminio en la muestra de agua! Una vez más, nos encontramos con el mismo caso de antes: una muestra de agua que se ha determinado por ICP, es decir, se ha determinado Aluminio soluble y si hubiera alguna traza de aluminio metálico (o en forma de AL2O3) durante la atomización de la muestra, ésta se habrá ionizado también, con lo cual el método es inservible a efectos de determinar aluminio metálico.

Muestreo:

Como hemos comentado, esta muestra ha sido realizada por el tomador de la misma, según un procedimiento desconocido pero que aseguran que ha sido realizado "cumpliéndolo de forma estricta". Suponemos que en absoluto se han seguido las precauciones de cualquier norma para análisis de elementos traza o protocolo de recogida de agua de lluvia. No obstante desde aquí exhortamos a los tomadores de la muestra que nos hagan llegar su estricto procedimiento para su análisis.

Conclusiones

Como ha quedado patente, ni los chabacanos métodos de muestreo, ni la nula representatividad de las muestras, ni siquiera los valores obtenidos, dentro de la más absoluta normalidad, mostrando trazas nada inusuales para aguas no destinadas a consumo humano, arrojan ninguna luz sobre lo que se pretende demostrar, y más aún cuando el método de análisis es del de ICP-MS, que en absoluto es el adecuado para determinar metales puros. Por otra parte, si como se alega, se trata de aluminio metálico, el mero hecho de permanecer en contacto con el oxígeno de la atmósfera oxidaría estas nanopartículas prácticamente en su totalidad (ya que la capa de óxido de aluminio que se forma oscila entre los 2 y 10 nanómetros, en el mismo orden de magnitud del tamaño de estas partículas), por lo que estamos partiendo de otra base errónea: es imposible determinar aluminio metálico cuando lo que deberían determinar es su óxido, el Al2O3, por lo que el método ICP-MS tampoco parece el más adecuado. Finalmente, el intentar comparar una muestra de agua de lluvia con valores paramétricos de calidad de agua destinados al consumo humano, revela una ignorancia mayúscula por parte de los que publican dichos análisis, acerca de su validez e interpretación.

Se trata de ignorantes jugando a ser científicos, interpretando a su manera los resultados, de forma que confirmen sus creencias, y lo único que alcanzan es a realizar un ridículo espantoso, pues si estos análisis los piensan presentar como pruebas en una eventual denuncia, enseguida cualquier autoridad científica les dará carpetazo ya que violan todos los principios del muestreo, de la representatividad de muestras, además de haber errado profundamente en el método de análisis para lo que querían determinar y de elaborar conclusiones absolutamente falaces.

Seguid intentándolo chavales, pero sed más metódicos, y sobre todo, aclarad bien qué es lo que queréis encontrar, porque lo que habéis mostrado no son más que dos análisis de agua con resultados normales, dentro de lo que cabría esperar de un agua de lluvia.

martes, 24 de mayo de 2016

Carta abierta a un agricultor almeriense

Querido agricultor de Almería:


Somos conscientes de que tu trabajo es vital para asegurar el suministro de productos frescos a gran parte de este continente, no en vano trabajas en el llamado "invernadero de Europa". El regadío más o menos tira en los mares de plástico, pero lo que realmente se está resientiendo por la falta de lluvias es el secano: el olivo, el cereal, la almendra... y el ganado. La sequía también impide la floración y que la abeja no pueda alimentarse y muera. Esta situación de sequía casi extrema está haciendo peligrar tu modo de vida, pero también el suministro de muchos productos al resto de España y a gran parte de Europa. Murcia también padece, el sur de Alicante, Jaén...

Esto produce desesperación, la desesperación conduce a buscar responsables ante esta situación. ¿Es el cambio climático responsable de esto?, y si es así, ¿es entonces el hombre, con sus vehículos y sus industrias contaminantes, el responsable de esto?, más aún, ¿y si en lugar de ser una consecuencia indeseada de nuestra vida y actividad se trata de un acto deliberado?... 



"Sí, las avionetas... ¿y si hay poderes oscuros detrás de esta situación que promueven la sequía, que no llueva en nuestras tierras?. ¿Serán las aseguradoras?, ¿será la competencia?, ¿Monsanto quizá? (así acabaré comprando sus semillas resistentes a la sequía), ¿qué hacen esos aviones dejando esas larguísimas y persistentes estelas en el cielo?, ¿o son avionetas?. Eso debe de estar volando a no más de 2000 metros, así a ojo, porque llevo toda la vida observando el cielo y lo sé. Pero hay veces que en días nublados se ven y se oyen esas avionetas, no hay duda, mira fotos y vídeos. ¿Nos echan productos químicos que deshacen las nubes? Sí, eso debe ser, es la explicación más razonable: Existe un plan urdido contra nuestra tierra, justo en la región tradicionalmente más seca de España, para que no se note. En Galicia no hacen lo mismo, porque no tienen casi agricultura comparado con nosotros, tienen pesca,... ¿fumigarán el mar con barcos?. No creo, debe ser que la tienen tomada con nosotros, y con los murcianos. Nunca llueve aquí. Bueno, alguna vez sí, porque estarán descansando los que nos fumigan, o dejan que llueva para que no se les note tanto que es aposta... Los poderes fácticos contratan avionetas que sueltan productos químicos que hacen desaparecer las nubes para que no llueva, y así perdamos nuestro modo de vida y nos sometamos al poder establecido... tiene todo el sentido".


Querido agricultor almeriense, de nuevo: La guardia civil archivó este asunto a finales del pasado año, más que nada porque no había mucho que investigar. Ya lo dijo el delegado territorial de la AEMET en Murcia (Juan Esteban Palanzuel): "El hecho de que desaparezcan las nubes usando técnicas de siembra mediante aviones o avionetas no tiene base científica alguna”. Y lo dijo con conocimiento de causa. A día de hoy no hay productos que se echen en las nubes y hagan que éstas desaparezcan. Si fuera así, sería magia porque si se dispersa un polvo higroscópico, que absorbe las gotitas de la nube, o la humedad ambiental o reacciona con ellas para atrapar el agua, ¿adónde va a parar ese producto con toda el agua absorbida? Si pensamos en una nube no muy grande, pongamos de 1 km³ de volumen, pesaría más o menos un millón de toneladas. ¿De verdad una avioneta haría desaparecer con lo que le quepa de producto desecante un millón de toneladas de agua?, y hablamos de sólo una nubecita...

Señor agricultor, tú que llevas toda la vida observando la naturaleza, supongo que estarás de acuerdo en que eso no puede "desaparecer" así sin más, por arte de magia. La naturaleza se caracteriza por la presencia de leyes fundamentales, como la de la gravedad. Si dejas caer una piedra, ésta siempre acabará en el suelo, nunca ascenderá por sí sola. Pues bien, con el tema del producto "desecante" y la nube pasa lo mismo; existe una ley fundamental de la naturaleza llamada Ley de Conservación de la Materia, que fue elaborada por Mijaíl Lomonósov por un lado y por Antoine Lavoisier por otro lado, de forma independiente y con 37 años de diferencia y viene a decir: «En una reacción química ordinaria, la masa permanece constante, es decir, la masa consumida de los reactivos es igual a la masa obtenida de los productos». Con ordinaria se refiere a que no se trata de una reacción nuclear, donde la masa se puede desintegrar en forma de energía. Así pues, si dispersamos un producto "desecante" en una nube y posteriormente la nube desaparece, ¿a dónde han ido a parar el agua de la nube y el producto desecante? Más aún, las asociaciones de agricultores como ASAJA están seguros de que es yoduro de plata lo que estas avionetas dispersan, alegando que este yoduro de plata deshace las nubes.


"Sí, yo lo he visto. En los días nublados se ven avionetas, y luego no llueve".
¿Pero has visto a esas avionetas soltando algo? 

"No, pero seguro que lo hacen, porque, menuda casualidad que justo cuando anuncian lluvias, pasan y luego no llueve"... 

Pues entonces, querido agricultor, ¿para qué anuncian las lluvias si luego van a hacer que no llueva? y... ¿te has fijado si hay avionetas cuando no llueve?, porque, quizá sólo te fijas en ellas cuando hay nubes, a ver si van a hacer de las suyas, por lo cual estarías incurriendo en un sesgo de confirmación... Y también, si se trata de yoduro de plata, tengo que decirte, querido agricultor, que es imposible que éste "deshaga" la nube en el sentido de hacerla desaparecer. Si la deshace es porque contribuye en la precipitación de la lluvia. Es más, incluso si echáramos un producto desecante en el aire, un producto higroscópico, en forma de pequeñísimas partículas, como un aerosol, por ejemplo de sal común o de urea, esto contribuiría muy probablemente también a la lluvia (no en vano existe la siembra higroscópica y consiste en absorber las gotitas de agua sobre un compuesto higroscópico para que con el peso al final precipite la lluvia). No sé si estás familiarizado con los procesos de crecimiento de una nube y con cómo se produce la precipitación y con los conceptos de acreción o coalescencia; no te quiero aburrir con explicaciones científicas, pero básicamente, si la nube está lo suficientemente fría por su parte superior y en ella depositas un fino polvo que puede ser la misma caolinita o polvo de arcilla que arrastra el viento, eso puede ser suficiente para que vaya condensando las microgotitas de agua o cristalitos de hielo alrededor de estos núcleos y cuando se alcance un peso determinado, éstas caigan en forma de lluvia. Si en lugar de caolinita echas yoduro de plata, tanto mejor, porque este compuesto se parece mucho al hielo en su estructura cristalina, lo que facilitará el crecimiento del núcleo y su precipitación.

"Sí, pero yo mismo veo que está a punto de llover y luego, nada".
Claro, pero eso no quiere decir que sea porque hayan avionetas echando algo, que como te he explicado, es imposible que hagan desaparecer una nube así sin más. Por un lado Murcia y Almería se encuentran en una región a la que tradicionalmente no suelen llegar nunca los frentes lluviosos potentes y húmedos del Atlántico, del Noroeste. Al atravesar la Península y los distintos sistemas montañosos, estos frentes pierden mucha potencia y humedad y para cuando llegan a tu región, ya están tan debilitados que lo raro es que precipiten. Puedes remitirte al efecto Föhn en la Península para saber más de por qué ocurre esto. Por otra parte que se anuncien lluvias y luego no llueva no quiere decir que no se haya iniciado la precipitación. En muchas ocasiones, en regiones desérticas y en zonas de climas templados, si alguna de las capas atmosféricas que hay entre la nube y la tierra cuenta con una humedad muy baja, es posible que la lluvia se disipe en su caída y no llegue a caer nunca sobre la superficie. A este fenómeno lo conocemos como virga y es bastante común. No es que desaparezca la lluvia, sino que sublima y se incorpora a la humedad atmosférica. De esto saben mucho los meteorólogos.

Finalmente, la sequía se produce en ciclos más o menos largos, de forma que si no vives 100 años o más, no puedes tener la perspectiva total de dichos períodos. Y tendemos a relacionar una situación extrema del presente con la situación pasada y la futura. Por ejemplo, para los herbáceos de secano, en la Cuenca del Segura, el periodo 2008-2009 se trató de un período de sequía que empezó siendo severa, pasó a moderada, luego a normal y finalmente leve. 2014-2015 osciló entre moderada y severa y 2015-2016 está siendo un período de sequía extrema/excepcional. A ti te ha tocado vivir en un ciclo de sequía bastante pronunciado, unido a otros factores, probablemente al cambio climático, del que todos en mayor o menor medida, tenemos una responsabilidad, pero no, no hay avionetas intentando quitarte la lluvia, en todo caso estarían intentando dártela. 

¿Y qué puedo hacer?
Señor agricultor, los indios americanos invocaban a los dioses de la lluvia con danzas y cánticos. No estoy diciendo que te pongas a danzar y cantar alrededor de una gran hoguera para conseguir la tan ansiada lluvia. Mira, durante el califato de Abderramán III, el territorio de Al-Andalus (donde resides) sufrió los rigores de la escasez de agua tal y como lo relata Ibn Hayyán en el "Muqtabas V". Según este relato, en la segunda mitad del año 941 (siglo X) Córdoba y sus alquerías ven secarse sus aljibes, y sus campos circundantes son totalmente estériles lo cual propició que el cadí (sacerdote musulmán) tuviera que realizar plegarias por lluvia durante casi dos meses. Estas plegarias llamadas rogativas no son otra cosa que unas simples oraciones o súplicas al Todopoderoso, para propiciar la llegada de las lluvias. En el siglo XVIII hubieron graves sequías en períodos más o menos cíclicos en tu región, que quedaron registrados en relatos, procesiones invocando santos y vírgenes y en rogativas, siendo especialmente graves en el período 1749-1753, en 1757, en 1764, entre 1772 y 1774, entre 1779 y 1784, entre 1789 y 1792, en 1796 y en 1799. Periodos similares se han dado en los siguientes siglos hasta nuestros días, así que no es nada nuevo.
Tampoco te estoy pidiendo que escribas rogativas y saques a ninguna virgen a pasear, como se hacía entonces. Quizá debas tener en cuenta que estas gentes del pasado no tenían, como hoy, el chivo expiatorio de la aviación. No en vano, en su libro "Gnomos: Guía de los seres mágicos de España", se refiere Jesús Callejo a este asunto de las avionetas espantanubes como una leyenda contemporánea o mito urbano, análoga a los mitos y leyendas que pueblan nuestro país desde el remoto pasado.

Señor agricultor, querido agricultor, creo que lo que puedes hacer es adaptarte a la época en la que vivimos, como los ancianos que se adaptaron al móvil, los padres a los extraños gustos de sus hijos o muchos de nosotros al euro cuando cambió la moneda. Es momento de reinventarse quizá. Yo no soy experto en sistemas agrícolas y en agricultura, pero apuesto a que existen posibles recursos como transformación de cultivos, modernización de sistemas de riego, recurrir a ayudas estatales o europeas para adaptar el modo de cultivo a las condiciones ambientales, y en última instancia, resignarse y mirar al cielo, y una de dos: acudir al Todopoderoso (mediante danzas o plegarias) o recrearse en una megaconspiración destinada a destruir tu modo de vida quien sabe con qué fin. Pero insisto: nadie te está quitando la lluvia.


Un saludo

David Incertis

martes, 3 de mayo de 2016

Por qué una estela persistente SÓLO puede ser de hielo

Leyendo sobre dinámica de contrails y su evolución a cirros caí en la cuenta de que cada vez que un chemtrailista usa el argumento de que las estelas se expanden y dejan el cielo cubierto, lo que está haciendo realmente es divulgar un fenómeno físico que sólo es explicable si las estelas son de hielo. Este fenómeno es una variante de la acreción del hielo que consiste básicamente en que, cuando la humedad relativa con respecto al hielo supera el límite de saturación en la región que atraviesa un avión, la estela no sólo persistirá, sino que sus propios microcristales de hielo ejercerán de núcleos de condensación para la humedad presente en la atmósfera, por lo que se irán formando nuevos microcristales que se irán sumando a la estela, expandiéndola (en la acreción común una partícula de hielo incorpora otras partículas por arrastre). Ninguna otra sustancia liberada en la atmósfera tendría este comportamiento: el agua es la única. Toma cualquier óxido de metal en polvo, polímeros, glóbulos rojos (en serio, están en la lista de sustancias fumigadas que algunos chemtrailistas reportan) o lo que quieras y “fumígalo” en la atmósfera. Lo que ocurrirá es que verás una “nube” que se deshace rápidamente sin dejar ni rastro. Sin embargo si echas un enorme y continuo chorro de vapor de agua a varios cientos de grados de temperatura (como el que sale del escape de los aviones) en una atmósfera helada y saturada de humedad, en la que hay además aporte de núcleos de condensación (de los propios residuos procedentes de la combustión del queroseno y los microcristales de hielo formados) dispararás una reacción en cadena en la que la misma humedad atmosférica es parte fundamental. Una reacción que explica que una estela se expanda sin que apenas se reduzca su densidad óptica.

El hielo de es la única sustancia coherente con la expansión de los contrails sin que hayan cambios significativos en su densidad óptica debido al fenómeno de la acreción.

También este fenómeno explica que las estelas puedan tener dimensiones muchísimo mayores que las que podrían tener si consistiesen en sustancias rociadas desde aviones: porque la inmensa mayoría del peso de una estela procede de la humedad atmosférica, un peso que ni el avión más grande del mundo podría cargar.

En este artículo científico de 1972 se describe cómo estudiando el contenido de hielo de un contrail se descubrió que este era cuatro órdenes de magnitud (x10000) superior al que procedía de la humedad del escape del avión, hecho explicado por la acreción. La humedad saturada del ambiente se va condensando sobre los microcristales de la estela, que a su vez ejercen de nuevos núcleos de condensación y así sucesivamente hasta que cesan las condiciones de sobresaturación.

Podemos hacer un cálculo simplificado de cuánto pesaría una estela de hielo, sabiendo que el resultado será más amable para los chemtrailistas que tomar una estela de aluminio, que sería cuatro veces más pesada con la misma densidad óptica.

Partimos de la convención de que las estelas de condensación tienen una densidad óptica al formarse mayor que la de las nubes cirro, pero simplificaremos en favor del chemtrailista tomando la densidad de nuestra estela ideal como similar a la de cualquier cirro, que es el tipo de nube menos densa. La densidad media de las nubes cirro es de 0,3g/m³  (Thompson, 2007)
Ahora tomemos una sección de una estela con medidas ideales usando números pequeños que favorezcan la tesis chemtrailista. Vamos así a tomar una sección de 1000m de un contrail de sólo 200m de diámetro (en realidad las estelas de los aviones son mucho más grandes, pero no queremos que nos acusen de inflar las cifras).

Volumen de un cilindro
El volumen de esta sección de contrail sería:
V = π x (Radio al cuadrado) x (Altura)
V = π x 100² x 1000 = 31.400.000 m³ (aprox.)
Ahora tenemos todo para responder a la siguiente cuestión: ¿cuánto pesa una sección de una estela de 31.400.000 metros cúbicos si su densidad es similar a la de un cirro (0,3g/m³)?

Esto se resuelve con una regla de tres:
Si 1m³ de estela pesa 0,3g, 31.400.000 m³ de estela pesarán: 31.400.000 x 0,3 = 9.420.000 g.
Lo convertimos a kg: 9.420 kg pesa nuestra sección de 1km de estela.

Tomemos un avión grande, como un Jumbo 777-300. Su carga máxima es de unos 66050kg incluyendo pasajeros, equipaje y combustible.
¿Cuántos kilómetros de nuestra fina estela ideal podría “fumigar” un Boeing 777-300? (en el cálculo simplificamos de nuevo a favor del chemtrailista, y suponemos que el avión vuela vacío de pasajeros, equipaje y combustible):
66.050 / 9.420 = 7km.
Jumbo 777-300

Teniendo en cuenta que las estelas persistentes tienen una media de varias decenas a centenares de kilómetros, no parece posible que, tratándose de agua, pueda cargarla un avión. Imaginaos si tomamos sustancias como el aluminio, que pesan cuatro veces más. Entonces nuestra escuálida estela ideal no llegaría a los 2km (si fuese además posible que el aluminio se comportase de esa forma, persistiendo sin disiparse, como si fuese hielo en un entorno de sobresaturación).

Si, volviendo al hielo, nos remitimos a cifras más realistas, como las que nos muestran este estudio que ya cité en el que leemos “Nevertheless, high-resolution lidar measurements in Southern Germany [Freudenthaler et al., 1995] revealed widths of persistent contrails (age < 60 min) at 1.5–3 km, which are consistent with our results” o “The average contrail length is 264 km with a large standard deviation”, entonces la cosa se pone muy fea para el chemtrailista, aunque la densidad se reduzca muchísimo hacia las partes exteriores de la estela.

Hagamos un corolario de las simplificaciones que hemos hecho en favor del chemtrailista para ver cómo afectarían a un resultado realista:

  1. Hemos tomado una sustancia más ligera, el agua, que los “metales pesados” y demás que suelen referir.
  2. Hemos tomado para la estela la densidad del tipo de nube más ligero.
  3. Hemos considerado unas dimensiones de estela muy inferiores a las reales.
  4. Hemos tomado un avión grande, el Boeing 777-300, en vez de otros más pequeños y abundantes en nuestros cielos como la familia A320.
  5. No sólo hemos considerado que el avión iba vacío de pasajeros y equipaje, sino que además hemos despreciado el peso del combustible.
  6. Por último, hemos supuesto que una sustancia diferente del agua podría tener un comportamiento tal que, al ser fumigada, se fuese expandiendo por el cielo sin reducir apenas su densidad óptica.

Un contrail persistente de unos 100km de longitud y 500m de diámetro (ambos valores por debajo de la media, Op. cit.), con una densidad equivalente a la de la nube menos densa (los cirros) pesaría 5.890.486,225 kg por lo que se necesitarían 89 Jumbos 777-300 para formar semejante estela.

En resumen, las enormes estelas persistentes son absolutamente incompatibles con presuntas descargas hechas desde un avión, por grande que sea, e incompatibles también con cualquier sustancia que no sea el agua. La acreción por nucleación explica adecuadamente que una estela pueda crecer sin disminuir su densidad óptica y alcanzar volúmenes incompatibles con la carga máxima de cualquier avión.

miércoles, 27 de abril de 2016

El Ayuntamiento de Madrid responde a ANECIL

En el pasado post, abordábamos el escrito que dirigía ANECIL al Ayuntamiento de Madrid, concretamente a su alcaldesa, Manuela Carmena y a Inés Sabanés, concejala de Medio Ambiente, en una "carta abierta". En dicho post desentrañábamos punto por punto todas las incoherencias e insensateces que denunciaba la Asociación Nacional de Cielos Limpios. Pues bien, ya tenemos respuesta del Ayuntamiento de Madrid, y como cabía esperar, no les ha sentado nada bien a los de ANECIL, y en especial a su presidenta, Pilar Baselga.

En este enlace podéis acceder a la respuesta del Ayuntamiento de Madrid y al comentario quejumbroso de la presidenta de ANECIL, Pilar Baselga, abundando (más bien reiterando) en lo que ya denunciaba cuando escribió a Carmena.

Os recomiendo su atenta (y si queréis jocosa) lectura antes de proseguir, aunque no es 100% necesario, pero lo que sí os recomiendo, es que echéis un vistazo al siguiente vídeo, que comentamos en este post de "En ocasiones veo Chemtrails", para conocer el perfil de señora que es Doña Baselga (desde el minuto 2:22):



Previo a adjuntar la respuesta del ayuntamiento, Pilar Baselga incluye un prólogo con los antecedentes: que si en Enero les recibió Ramón Linaza, actor y respresentante portavoz del grupo político EQUO, al que hicieron entrega de dos copias de un informe de 100 páginas (pobre) incluyendo la historia de las estelas persistentes, referencias legislativas, fotos y "pruebas" como "testimonios" militares y profesionales (ya imaginamos cuáles) e incluso analíticas de agua, tierra y sangre (WTF!!!), que si no recibieron acuse de recibo de la entrega de dichas copias a las personas adecuadas (como a la Jefa del Servicio de Protección de la Atmósfera de Madrid, Mª Encarnación de Vega Pastor), que si ésta no está formada en los temas técnicos o científicos requeridos para poder dar respuesta a su denuncia, etc.

La respuesta que recibió Pilar Baselga, fue de hecho de Ramón Linaza, quien ejerció de intercesor entre ANECIL y el Ayuntamiento. El escrito que recibió Ramón, fue directamente de Mª Encarnación de Vega. Éste fue:

El 3 de marzo de 2016, 12:23:
Estima Pilar

Te copio lo que me han contestado en el Servicio de Protección de la Atmósfera.
Ramón Linaza Iglesias

En relación a lo a las medidas de las estaciones próximas al aeropuerto de Barajas no hemos notado nada, si bien es verdad que en nuestras estaciones la toma de muestras está situada entre 1,5 y 4 metros de altura que es lo que establece la normativa para medir el aire que respiran las personas y lo que comenta esta Asociación son estelas que están a más de 8.000 metros de altura y que por supuesto nuestras estaciones no miden a esa altura porque no están destinadas para realizar este tipo de medidas.

Le informamos que el Servicio de Protección de la Atmósfera tiene como competencia la vigilancia, predicción e información de la calidad del aire, referido a la inmisión, siendo ésta, la concentración de contaminantes a nivel del suelo, es decir el área habitada por los ciudadanos, siendo el origen principal de contaminación las fuentes fijas de tipo industrial, domésticas, como las calefacciones y tratamiento de residuos. En cuanto a las fuentes móviles, los automóviles y maquinaria móvil, pero en lo referido al tráfico aéreo, si bien se considera una fuente antropogénica de contaminación, queda fuera de las competencias de este Ayuntamiento.

Entendemos su preocupación, pero no le podemos dar datos de estudios sobre efectos adversos del tráfico aéreo.

En otras ocasiones estudiamos su petición y le informamos al respecto indicándole, que probablemente se debía a estelas de condensación que dejan los aviones y que están compuestas fundamentalmente por vapor de agua, sugiriéndole se dirigiera a la empresa pública AENA que dispone de tres estaciones de vigilancia en las instalaciones del aeropuerto de Barajas http://www.aena.es.

Mª Encarnación de Vega Pastor
Jefa de Servicio de Protección de la Atmósfera
Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad
Ayuntamiento de Madrid
C/Bustamante, 16. 4ª planta
28045-Madrid

Comentemos primero el prólogo de Pilar Baselga a la respuesta del Ayuntamiento:

Acerca de las competencias de la Jefa de Servicio de Protección de la Atmósfera del Ayto. de Madrid

Esta mujer, del equipo de Carmena, es Ingeniera Técnica Superior Industrial, especializada en mecánica y máquinas, lo que le hizo competente para trabajar en el servicio de inspección de instalaciones petrolíferas en la Comunidad de Madrid, del que fue jefa de 2005 a 2008. Esa experiencia le puso en contacto con temas medioambientales, lo que le permitió ejercer durante dos años como técnico de evaluación ambiental en las áreas de ruido, emisiones, residuos, etc, de las actividades económicas de la Comunidad de Madrid y paralelamente ser adjunta del Departamento del Servicio de Protección de la Atmósfera durante más de 6 años, previo a asumir el cargo como Jefa de dicho servicio. Estamos hablando de una mujer con formación técnica superior y una experiencia de más de 10 años en temas medioambientales, incluyendo industria, gestión pública, temas de atmósfera, suelos, residuos, etc. Los de ANECIL sin embargo, sin ninguna formación ni experiencia como esa, desacreditan a esta mujer y su competencia para dicho puesto, como si cualquier miembro de ANECIL pudiera ser capaz de asumirlo.

"La Sra. de Vega demuestra tener nulo conocimiento sobre este gravísimo asunto de las estelas persistentes de vuelos desconocidos que pasan por la zona de exclusión aérea que es Madrid"

Aquí lo que demuestra Pilar (ANECIL), es que tiene nulo conocimiento de:
  • Que Madrid NO es una zona de exclusión aérea. Para su explicación me remito a la tercera afirmación de nuestro anterior post.
  • Los vuelos que sobrevuelan Madrid NO son desconocidos. Que un avión no aparezca en FlighRadar24 (que no es un radar de hecho), no quiere decir que no sea un avión identificado convenientemente por los servicios de control de AENA. Sea como fuere, respecto de esta afirmación, nos gustaría ver qué "pruebas" aporta ANECIL en su informe de 100 páginas.

"Es muy preocupante que la máxima responsable del control de la contaminación atmosférica de la capital de España responda a una cuestión tan espinosa con un texto mal redactado, nada argumentado y completamente acientífico que acaba siendo una falta de respeto a los ciudadanos, a los que se debe."

Aquí Pilar apela a un posible caso de argumento ad baculum en la respuesta de la Jefa de Servicio de Protección de la Atmósfera, ya que denuncia de alguna forma la posición "de poder" de De Vega para desdeñar la acusación de ANECIL. Esperan una respuesta argumentada científicamente cuando ANECIL SISTEMÁTICAMENTE desatiende, desacredita y sospecha de cualquier argumentación científica, bien referenciada, revisada incluso por pares y aceptada por la comunidad científica internacional al respecto de las estelas de condensación, como bien argumentaremos después.

Con respecto a que se trata de una falta de respecto a los ciudadanos, no hace falta más que mirar las cifras de asistencia a la última Marcha Global contra la Geoingeniería para demostrar el escasísimo apoyo que recibe ANECIL por parte de la población en general, además, no nos consta que ANECIL haya conseguido nunca un conjunto de firmas significativas para crear una verdadera masa crítica. Evidentemente ANECIL atribuye esto a un engaño masivo, a que todos (menos ellos) estamos viviendo en una falsedad, en una mentira, quizá porque nos encontramos afectados por los chemtrails, o bien a que muchos estamos en el ajo (sin más cualquiera formado en una Universidad o que no acepte sus "argumentaciones").

"Es comprensible que Uds., como Alcaldesa y Concejala de Medioambiente, con menos de un año en el cargo, desconozcan las capacidades y la eficacia de todos los responsables de los distintos departamentos municipales."

Sin más, decir que Carmena entró en la alcaldía en junio de 2015, y De Vega fue ascendida a jefa de servicio en octubre, 4 meses después. Si fue propuesta para ese cargo, bajo la supervisión de la alcaldesa, por algo será.

Comentario de Cielos Limpios

A continuación repasamos los comentarios de Pilar Baselga a la respuesta del Ayto. de Madrid en la sección de su post "Comentario de Cielos Limpios". Hago referencia a la misma numeración que utilizan, para evitar copiar y pegar demasiado. Llama la atención la forma infantil de abordar el asunto y sus argumentaciones. Asusta pensar que tenga cientos de seguidores que la tomen como una referencia versada en la materia. Veamos:

1. Desinterés en la respuesta

Evidentemente, la forma de redacción, los errores tipográficos y el cambio de tipografía revelan un escaso o nulo interés en el tema: POR RAZONES OBVIAS, es como si para cualquiera que tenemos trabajo y cosas más serias que hacer, viniera alguien con un escrito lleno de fantasías e insensateces y pidiera que le prestemos atención. Se nota que De Vega intentó salir del paso por hacerle un favorcillo a Ramón Linaza y así quitarse de encima a los pesados del gorrito de aluminio. Bravo De Vega. Llama la atención que este es el único punto en el que estamos todos de acuerdo.
Citar que es muy graciosa la frase "Significa esto que se ha limitado a escribir unas líneas para salir del paso, sin realmente tomarse en serio nuestra solicitud, ni haberle dedicado tiempo para investigar." como si de verdad le hubieran convencido las pruebas y argumentaciones presentadas en el escrito y valiera la pena ir más allá de darles carpetazo.... "investigar" dice, jajaja.

***EDITO***: Mucho se queja Pilar del desinterés en la respuesta de De Vega, aludiendo a errores de expresión, tipográficos, cambios de tipografía que sugieren copia-pega, y no dice nada de cómo abre la respuesta don Ramón Linaza a Pilar: "Estima Pilar", jajaja... Pilar, ¿no ves que Ramón tampoco puso mucho interés en la respuesta? Ya no sólo por ese descuidado "Estima", sino porque ni antes ni después comenta nada, ni una impresión, ni una palabra de aliento... se nota que quería también salir del paso... estáis solos!

2. Las competencias municipales en materia atmosférica

Aquí ANECIL revela también un muy NULO conocimiento de las competencias atmosféricas de un ayuntamiento. Si bien no todos tenemos por qué saber hasta qué altura de la columna de aire tiene competencias un ayuntamiento, no es difícil poder averiguarlo, lo que también pone de manifiesto la incompetencia supina de ANECIL para encontrar e interpretar la información que sustente su verborrea. Como este blog está pensado para que todos aprendamos, os remito a todos a que consultéis la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera.

Como resumen, esta Ley establece determinadas obligaciones para los municipios con población superior a 100.000 habitantes (como es el caso de Madrid) y las aglomeraciones, como la de disponer de instalaciones y redes de evaluación, informar a la población sobre los niveles de contaminación y calidad del aire o elaborar planes y programas para el cumplimiento de los objetivos de calidad del aire. Al respecto de estos tres puntos, el Ayuntamiento de Madrid los lleva implementando desde hace años.
Se establecen también las obligaciones de los titulares y la indispensable cooperación y colaboración interadministrativa, así como el derecho de información del público.

Por lo que se refiere a las obligaciones de los titulares, la ley las circunscribe a titulares de instalaciones en las que se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, es decir dentro del conjunto de todas las fuentes de contaminación posible sólo a aquellas cuyas características pueden requerir que sean sometidas a un control y seguimiento más estricto. En relación a estas actividades, si nos fijamos en el ámbito de la Ley, éste dice que "están sujetas a las prescripciones de esta ley todas las fuentes de los contaminantes relacionados en el anexo I correspondientes a las actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera enumeradas en el anexo IV ya sean de titularidad pública o privada".

Por lo tanto si nos vamos al citado Anexo IV, nos encontramos con una extensísima lista de actividades potencialmente contaminadoras del aire, de las que nos fijamos en el epígrafe 08: 
08 05
Tráfico aéreo
08 05 01
Tráfico nacional en aeropuertos (ciclos A-D; altura < 1000 m)
08 05 02
Tráfico internacional en aerop. (ciclos A-D; altura < 1000 m)
08 05 03
Tráfico nacional de crucero (altura > 1000 m)
08 05 04
Tráfico internacional de crucero (altura > 1000 m)
Sería MUY absurdo que el Ayuntamiento de Madrid tuviera que preocuparse por la calidad del aire en su columna vertical a más de 1000 metros de altura siendo que esa masa de aire en caso de afectar a nivel de suelo, sería muy lejos de su ámbito municipal. ¿no creéis?

No obstante, las competencias municipales están bien establecidas:
  • Disponer de instalaciones y redes de evaluación, 
  • Informar a la población sobre los niveles de contaminación y calidad del aire 
  • Elaborar planes y programas para el cumplimiento de los objetivos de calidad del aire. 
Esta Ley poca información extra aporta en cuanto a una competencia aparentemente supramunicipal como es la de la contaminación atmosférica que pueda causar la navegación aérea, y más aún cuando es patente que la navegación aérea es una competencia NACIONAL. De hecho los aeropuertos por Ley no pueden estar sujetos a control preventivo ni licencia municipal (Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo).

Para no liar mucho más, me remito a la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, donde queda totalmente clarificado que este tema es de titularidad exclusivamente estatal. Por lo tanto, ANECIL erró al dirigir su queja a un ayuntamiento cuando tendría que haberlo hecho directamente a instancias estatales.

"La Sra. de Vega afirma, sin más, que las estelas persistentes que vemos se encuentran siempre a más de 8.000 metros de altura, pero no parece saber que si son estelas de condensación no pueden durar más de unos segundos."Aquí citamos al propio ANECIL cuando se quejaba de que De Vega le había respondido de forma totalmente ACIENTÍFICA. Lo que sí es ACIENTÍFICO es afirmar que las estelas de condensación duran apenas unos segundos y remitirse como "referencia científica" a vídeos o a el famoso documental magufo "What in the world are they spraying?".

Pues bien PILAR BASELGA, yo te respondo de forma totalmente CIENTÍFICA:

Como debes saber, la American Meteorological Society (AMS), fundada en 1919, es una organización científica y profesional INDEPENDIENTE del estado, SIN ÁNIMO DE LUCRO que pasa por ser la más importante de EEUU (y una de las más importantes del mundo) en cuanto a promoción y difusión de información sobre las ciencias atmosféricas, oceánicas e hidrológicas. Cuenta con más de 13.000 miembros que incluyen científicos, investigadores, educadores, meteorólogos de difusión, estudiantes, entusiastas del tiempo atmosférico y otros profesionales en los campos del tiempo atmosférico, el agua y el clima.

Con estas credenciales, todos suponemos que sus publicaciones y artículos peer reviewed  deben tomarse como trabajos de alto valor científico a la hora de explicar cualquiera de los aspectos meteorológicos que abordan. Decir que estos artículos están redactados y firmados por científicos de renombre alrededor de todo el globo y basados en investigaciones rigurosas y que siguen el método científico.

Si quieres datos científicos sobre la persistencia de los contrails, aquí te dejo un enlace a unos 100 artículos científicos publicados en los distintos Journals de la AMS, que abordan este asunto, desde 1957 a 2016. Sírvete tú misma...

"Es poco probable, por tanto, que lo que vemos en verano sean estelas de condensación cuando, por ejemplo, estamos a 40 grados a la sombra y que el aire, en el corazón de Castilla, está extremadamente seco. Sin embargo, con esas condiciones atmosféricas, seguimos viendo estelas persistentes sobre Madrid."
Aquí tenemos otro argumentum ad ignorantiam que provocará seguro risa a la par que vergüenza ajena a cualquier meteorólogo, piloto, físico atmosférico o ciudadano de a pie normal y corriente:
La atmósfera, como buen fluido que es (mucho más líquido que el agua, hasta el punto que es gaseoso), posee corrientes, capas de distintas temperaturas, bolsas con distintas condiciones físicas, al igual que las grandes masas de agua. Un buen símil es el de las aguas del ártico, congeladas en su superficie y líquidas y llenas de vida en el fondo, y hablamos de profundidades de unos cientos o decenas de cientos de metros. Lo mismo se aplica a la atmósfera, con la salvedad que la aviación comercial y sus estelas, se encuentran a varios miles de metros del suelo. Que haga 40 grados a la sombra y el aire sea seco a 100 metros no tiene NADA que ver con las condiciones a 8.000 o 10.000 metros de altura. Un niño de EGB o de la ESO sabe ya que la temperatura disminuye con la altura hasta la tropopausa, por encima de los 10 km de altura, manteniéndose esta temperatura constante aproximadamente y siempre de forma media en unos 60 grados bajo cero, INDEPENDIENTEMENTE de la temperatura que haga en la superficie hasta más o menos la mitad de la estratosfera, a varias decenas de kilómetros de altura. Evidentemente, cuanto más boreal o septentrional sea tu posición, más acusado será este descenso. La humedad depende de la saturación del aire a esas cotas, que se rige por su propia dinámica, así que es una tontería propia de un niño pequeño el afirmar que no es posible que se formen estelas a 8.000 m si me aso de calor a 0 m. Esto es algo que no necesita más prueba que acceder a los datos diarios que aporta la red de radiosondas (globos meteorológicos) del AEMET (gratuitamente), donde puedes consultar datos de T y H a esas cotas. Ya hemos abordado esto en abundancia tanto aquí como en "En ocasiones veo chemtrails". Si quieres más info, por favor, remítete a nosotros.

"Afirma, la Sra. de Vega, que esas estelas se encuentran a más de 8.000 m. de altura. ¿Cómo puede estar tan segura de la altura a la que se encuentran?"
Esta forma tan infantil de intentar argumentar no está ni a la altura de las primeras células de la planta del pie de la Sra. de Vega. Con razón os despachó aprisa y corriendo.
La Sra. de Vega está tan segura de que las estelas se encuentran a más de 8.000 metros de altura de la misma forma que está segura que dentro de los volcanes no viven dragones o que la Tierra ni es hueca ni plana.

"¿Acaso ha confirmado la altura de dichas estelas? ¿O lo habrá medido a ojo? Esta afirmación no es científica porque no resulta de una medición precisa con instrumentos adecuados, sino de una leyenda urbana jamás comprobada según la cual las estelas persistentes siempre son estelas de condensación a 8.000 m. de altura."
La confirmación de la altura de las estelas ya fue suficientemente estudiada e investigada (y sigue siéndolo) por decenas de científicos desde los años 50 de forma que no es necesario ya medir cada vez a qué altura se encuentra una estela, pues es un fenómeno hartamente estudiado y bien explicado, usando "instrumentos científicos" y mediciones in situ (te remito por citar un ejemplo, al proyecto SUCCESS de la NASA).

El argumento de que esa afirmación no es científica porque no resulta de la medición precisa con instrumentos adecuados, además de infantil, es extremadamente inmaduro, ya que sí que se ha hecho así. Pretender que te conteste De Vega aludiendo a una medida que ella misma acaba de hacer con un "instrumento científico" es como pretender que todos los días o a demanda entre un señor en el cráter de un volcán para comprobar que aun sigue habiendo lava en lugar de dragones.

De leyenda urbana jamás comprobada nada (una vez más, haciendo alarde de ignorancia), te remito de nuevo a las decenas de artículos de la AMS, esta vez 140 de ellos que en algún punto hablan de la altura de formación de estelas. Para tu info, cuanto más al ecuador de la Tierra te vayas, más altura se necesitará para la formación de estelas, por eso, y ya que la aviación comercial no suele superar los 11.000 metros, es mucho más difícil ver estelas de condensación en países ecuatoriales. Cuanto más boreal o meridional la latitud, más probable encontrar estelas persistentes a cotas más bajas. Esto es una consecuencia directa también del achatamiento de la Tierra por los polos, además de otros factores como la inclinación del eje de rotación. No obstante, y para tu sorpresa, se pueden formar estelas de condensación incluso a ras de suelo, siempre que se den las condiciones adecuadas para ello: muy bajas temperaturas y un aire muy saturado de humedad. Aquí un ejemplo en Yakutks, Siberia Oriental, a 45 grados bajo cero, cosa que no ocurre en muchos aeropuertos, por eso es muy raro de ver.

Existen, sin embargo, instrumentos para medir la altura de un objeto volando. ¿Los ha utilizado? Afirmar una cosa sin demostrarla es establecer un dogma. Y un dogma es una creencia como otra cualquiera. Este comportamiento no es científico, ni serio, ni responsable por parte de la jefatura de un servicio público de protección de la salud del ciudadano, pagado por los madrileños.
Seguro que en este punto Pilar está pensando en el telémetro que Rosario Marcianó AKA Tanker Enemy usó para medir la altura de un avión comercial, usando de forma errónea y fraudulenta dicho aparato, concebido para medir distancias a superficies estáticas y con una cierta inclinación máxima sobre la horizontal y además aportando una única medición, como si eso fuera suficiente. Lo que sí es un dogma es toda la sarta de tonterías que se cree este colectivo.

No existen pasillos aéreos encima de Madrid. Dado que dicha prohibición de volar sobre Madrid es muy estricta, no puede haber ningún vuelo de crucero sobre la capital de España. Que veamos a diario aviones sobrevolando nuestra capital con aeronaves dejando estelas persistentes debería, qué menos, llevarla a una investigación seria del tema.
Aquí de nuevo me remito a nuestro anterior post, en su tercera afirmación. En cualquier gran ciudad se ve aviación volando todos los días, nada raro: Londres, Paris, Barcelona, Roma, Valencia, New York,... 

En consecuencia, los aviones que sobrevuelan la capital dejando estelas persistentes, NI ESTÁN EN VUELO DE CRUCERO NI ESTÁN EN MANIOBRAS DE ATERRIZAJE. ¿Qué aviones son esos entonces? No incumbe al ciudadano de a pie encontrar la respuesta, sino al Ayuntamiento y, en particular, a la jefatura del Servicio de Protección Atmosférica.
Más magufadas de lo mismo. Son aviones en crucero, como ya se ha explicado anteriormente. Si llamaras, Pilar, a AENA para asegurarte de que por encima de Madrid SÍ pueden volar aviones en crucero, se te acabaría este argumento... pero como te diriges a las instancias erróneas, te muerdes la cola constantemente. Por otra parte, ¿qué clase de defecto tenéis los de vuestra condición en la percepción de la altura que os parece perfectamente posible que un avión al que apenas se le atisban las alas, creáis que pueda estar a menos de 2.000 m de altura? Me da que no viajáis mucho en avión, porque a poco que mires por la ventanilla, te darás cuenta del tamaño que tienen los objetos desde 8.000 metros. Un ejemplo: 

Este es un avión tipo Airbus A320 o Boeing 737 en el aeropuerto de Barajas visto desde 8,03 km de altura (gracias a Google Earth):


Este es el mismo avión pero visto a tan sólo 2,03 km de altura:


No he alterado el tamaño de la imagen para que la proporción entre ambos sea real. Pocas conclusiones más se pueden obtener al respecto. Si la señora Baselga ve en nuestra latitud a un avión del tamaño del de aquí arriba soltando estelas persistentes, no tendré ningún reparo en darle los 500 pavos. Una manera un poco burda pero bastante aproximada de saber si un avión está a menos de 2000 metros, es que tiene un largo como (más o menos) el ancho de tu dedo meñique (Pilar, toma una foto de tu dedo meñique junto al avión "fumigador" y compara, si se parecen en tamaño, no te harás rica, pero me humillarás a muerte). Si por el contrario tiene el tamaño aproximado de una hormiguita, no hay duda, se encuentra a varios miles de metros de altura. Una forma además, de comprobar que no se trata de un avión más pequeño volando más cerca del suelo, es que los detalles a gran altura se difuminan, mientras que a poca altura son más nítidos, independientemente del tamaño del avión. 


3. "Este desconocimiento de los pasillos aéreos y de la legislación sobre navegación aérea parece ser extensivo a todo el personal y jefaturas del Ayuntamiento de Madrid. En nuestra cita del 21 de enero, Don Ramón Linaza manifestó que desconocía que ciertos aviones pueden volar con el transpondedor (el radar del avión) apagado en operaciones especiales, en particular, cuando están en misiones de “control medioambiental”, como reza la ley de aviación civil":
Una vez más, ANECIL jugando a ser jurista. Confunde Ley con Reglamento Europeo (seguro que no sabe las implicaciones que tienen uno u otro). Por otra parte no es cierto que la exención de llevar el transpondedor apagado corresponda en particular a misiones de control ambiental, sino que además a misiones de policía y aduana, de vigilancia de tránsito y persecución, búsqueda y salvamento, vuelos médicos, evacuaciones o vuelos de jefes de estado y altas autoridades públicas. Eso de demonizar únicamente a las misiones de control ambiental ejecutadas por autoridades públicas es arrimar el ascua a la sardina. ¿Por qué no objetas nada para las misiones policiales o de rescate? Además, ¿qué crees, Pilar, que significa "control ambiental"?

El motivo de dichas exenciones es lógico: el de realizar dichas actividades con SEGURIDAD, y más aun cuando muchos de vuestros acólitos ya han exclamado su deseo de derribar a los "aviones fumigadores", entrando ya en un espinoso territorio del que creedme, más os gustaría estar alejados (el día que ocurra una desgracia ya os interesará estar lejos de esos posicionamientos).

Para vuestra tranquilidad, dichas exenciones, como la de no llevar un transpondedor SSR conectado, pasan por informar de forma obligatoria a la Agencia Europea de Seguridad Aérea y por otra parte estas exenciones solo se podrán aplicar cuando las actividades mencionadas no puedan llevarse a cabo como tránsito aéreo operacional o no puedan acogerse a las disposiciones sobre flexibilidad contenidas en el Reglamento, es decir, cuando se trate de actividades puntuales y aisladas (que yo sepa, vuestras "fumigaciones" están prácticamente a la orden del día).

Y para vuestra vergüenza y bochorno, el Reglamento hace referencia al sistema SSR o radar SECUNDARIO de vigilancia: un sistema radar de vigilancia que usa transmisores/receptores (interrogadores) y transpondedores; que está asociado a un sistema de radar primario, que siempre está operativo ya que el posicionamiento se basa en las reflexiones de la señal de radar sobre el aparato. La exención se basa en un tema de seguridad muy obvio, pues la señal del transpondedor contiene información que puede ser sensible según la operación, incluidas las de control medio ambiental. Imagina una industria que contamina mucho el aire durante el fin de semana, cuando es más difícil ser detectado, si pudiera saber si hay algún avión en misión de control ambiental por poder acceder a los datos del transpondedor, sería muy difícil pillarlo. No obstante la seguridad aérea está garantizada porque aun así deben disponer de plan de vuelo, informar a la Agencia Europea de Seguridad Aérea y son perfectamente trazables gracias al sistema primario de radar.

Y una reflexión más: ¿Por qué narices, iban a publicar en un reglamento europeo la exención de los aviones dedicados a actividades de "control ambiental" (o "fumigaciones" segun vosotros) de llevar transpondedor SSR cuando supuestamente son actividades "clandestinas"? En fin, que menuda paradoja!!!

5. El "copy paste" (notad que no hay 4, porque en el post de ANECIL no está)
Pilar no debe leer mucho, puesto que en  la frase "En cuanto a las fuentes móviles, los automóviles y maquinaria móvil, pero en lo referido al tráfico aéreo, si bien se considera una fuente antropogénica de contaminación, queda fuera de las competencias de este Ayuntamiento..." NO FALTA NADA. Quizá hubiera puesto un punto o un punto y coma detrás de "maquinaria móvil", quedaría algo más claro para la Sra. Baselga (qué ganas de conspirar hasta en la forma de escribir!).

Y con respecto a que la contaminación de la aviación civil queda fuera de las competencias del Ayuntamiento, ya nos hemos referido previamente a esto. Otra vez, Baselga se muestra una gran ignorante de cómo funciona la administración pública y cuáles son las distintas competencias de los distintos niveles de gobierno. La queja de que "tenemos personas poco científicas en puestos de gran responsabilidad" es otro argumento infantil: De Vega presenta unas credenciales muy adecuadas para su puesto, al contrario de lo que está demostrando la Sra. Pilar Baselga, un auténtico rosario de ignorancia a todos los niveles.

6. Estudios vs Estudiar
De Vega dice en su respuesta a ANECIL que "en otras ocasiones ESTUDIAMOS su petición y:  le informamos al respecto indicándole, que probablemente se debía a estelas de condensación que dejan los aviones...", a lo cual Pilar responde: "¿Podríamos tener acceso a esos supuestos “estudios” realizados en “otras ocasiones”? Porque no nos han sido remitidos en ningún momento.". 
Si, es en serio, dice eso. Ya en el colmo de la risión, Pilar confunde "estudiar una petición", que tiene el sentido de la cuarta acepción de la RAE:   
  • 4. tr. observar (‖ examinar atentamente). La cuestión merece estudiarse.
con lo que viene a ser un estudio, según la tercera acepción de la RAE: 
  • 3. m. Obra de cierta extensión en que se expone y analiza una cuestión determinada.
Como se puede ver, Pilar carece de una evidente comprensión lectora y/o semántica. Señora Baselga, si De Vega te dice que en otras ocasiones "estudiamos su petición", se refiere, evidentemente, a que la tuvieron en cuenta, a que la consideraron, a que la examinaron, pero de ahí a interpretar que eso quiere decir que "hicieron unos estudios", hay un trecho bastante amplio que denota muchas carencias cognitivas.

"Además, un servicio de Protección del ciudadano no puede contestar que lo que se denuncia es "probablemente" inocuo. O es inocuo o no lo es. Y esto se demuestra con datos científicos, analíticas y estudios serios, no con afirmaciones ex nihilo."
Bueno, esto ya es muy divertido, porque en ningún momento de la respuesta de De Vega dice nada relativo a la inocuidad "de lo que se denuncia". Lo que sí que es ex nihilo es de dónde se ha sacado eso Pilar.
Ni a De Vega, ni al Ayto. de Madrid les corresponde demostrar nada relativo a aviación civil (o militar) con datos, analíticas o "estudios serios". De eso ya se han ocupado las estancias correspondientes (y de hecho se ocupan a diario), y no hay hasta ahora ningún motivo, ni ningún científico, técnico o profesional dedicado a la aviación, física atmosférica, meteorología, clima, etc, que haya encontrado cualquier sospecha acerca de que las estelas de los aviones no son más que estelas de condensación.

7. "... y que están compuestas fundamentalmente por vapor de agua..."
Pilar tilda esta afirmación de "leyenda urbana". Si bien, es una pequeña inexactitud decir que las estelas de condensación están formadas de vapor de agua, tampoco es tan extraño, siendo que las micropartículas de hielo que las conforman provienen de hecho del vapor de agua, de la humedad de la propia atmósfera.

"Debería saber, la Sra. de Vega, que no existe analítica alguna en España ni en Europa, sobre la proporción de vapor de agua o cristales de agua que contienen las estelas persistentes en relación a otras posibles sustancias contaminantes, emanadas de los motores de los aviones. Luego, no parece científico ni serio afirmar así, sin más, algo que nunca se ha demostrado, esto es: que las estelas persistentes están compuestas fundamentalmente por vapor de agua. Y debería también saber, la Sra. de Vega, que está todavía por demostrar que las estelas persistentes sean estelas de condensación."
Aquí Pilar incurre en varios sesgos: Para empezar, el grueso, prácticamente el 100% del agua que compone una estela NO PROVIENE de los gases emanados de los motores de los aviones. Si bien la combustión del queroseno del avión genera fundamentalmente CO2 y H2O mas trazas de otros compuestos y elementos, aerosolizados y que actúan como núcleos de condensación, la abrumadora mayoría del agua de una estela proviene de la condensación sobre estos núcleos de la humedad de la propia atmósfera, en aquellas regiones sobresaturadas de humedad a muy bajas temperaturas.

Por otra parte, y como un inmenso zas-en-toda-la-boca-con-la-mano-abierta, SÍ QUE HAY ESTUDIOS CIENTÍFICOS EN EUROPA sobre "sobre la proporción de vapor de agua o cristales de agua que contienen las estelas persistentes en relación a otras posibles sustancias contaminantes, emanadas de los motores de los aviones"(sic).

Sin más, te remito a:
  • "The initial composition of jet condensation trails" (La composición inicial de las estelas de condensación de los motores a reacción"), realizado por B. Kärcher de la Cátedra de Investigación de Bioclimatología e Inmisiones en la Uniersidad de Munich, Th Peter y U. M. Biermann del prestigioso Max-Planck Institute para la Química en Mainz y el renombrado (lo que para vosotros sería vuestro Rafapal), U. Schumann del Instituto de Física de la Atmósfera del Centro Nacional para la Investigación en Aeronáutica y el Espacio, en Oberpfaffenhoften, Alemania. Este estudio es de 1996, de antes de que empezaran los delirios que padecéis.
  • "Microphysics of Aerodynamic Contrail Formation Processes" (Microfísica de los procesos de formación de estelas de condensación aerodinámicas", realizado por Joachim Jansen, del Instituto de Investigación Marina y Atmosférica de la Universidad de Utrecht, Holanda y Andrew J. Heymsfield del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado (USA), de diciembre de 2014.
  • "Particle composition of a young condensation trail and of upper tropospheric aerosol" (Composición de la partícula de una estela de condensación joven y del aerosol de la alta troposfera), realizado por M. Kuhn, A. Petzold, y y F. P. Schröder, del Centro Aeroespacial del Instituto de Física de la Atmósfera de Oberpfaffenhoften (Alemania) y D. Baumgardner, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado (USA).
Por citar tan sólo tres ejemplos de DECENAS de ellos: ZAS!!! IGNORANTE!.

Y bueno, luego abunda en que si en invierno las emisiones de un tubo de escape de un coche no persisten, vamos, un texto altamente ridículo y bochornoso que por respeto al lector prefiero omitir. Si ese tubo de escape se encontrara a -40 grados y con un grado de saturación de la humedad del aire muy elevado, apuesto a que esta señora le explotaba la cabeza.

8. Termina la Sra. de Vega: "...sugiriéndole se dirigiera a la empresa pública AENA que dispone de tres estaciones de vigilancia en las instalaciones del aeropuerto de Barajas"
Pues eso, ya te hemos dejado claro que la aviación civil es un asunto estatal, competencia de AENA. Remítete a ellos para que puedan también echarse unas risas.

Finalmente Pilar concluye: 

"Por todo lo dicho en este escrito, reiteramos al Ayuntamiento de Madrid la urgente necesidad de investigar este tema de las estelas persistentes para dilucidar:
1. Qué aviones son los que vuelan por encima de Madrid, entrando en el espacio aéreo de tráfico restringido.
Tranquila Pilar, no hay tráfico aéreo restringido y todo avión que deja estela se encuentra lo suficientemente lejos como para que pueda afectarte.
2. Qué sustancias componen esas estelas persistentes. Ya te hemos referenciado a lo que pedías: Estudios científicos serios y rigurosos llevados a cabo por grandes eminencias de la física atmosférica a nivel mundial que te confirmarán que básicamente se componen de agua. Qué mas quieres!!
3. Qué composición tiene el queroseno utilizado por los aviones en España. Aquí tienes una buena referencia a lo que pides. En el Anexo A encontrarás la lista de aditivos del queroseno de aviación producido por Repsol. Como verás, no hay nada que se oculte.
4. En qué medida las sustancias tóxicas de las estelas persistentes y que componen el queroseno se encuentran en el cielo de Madrid y son inhaladas por los ciudadanos. Eso es una competencia totalmente fuera de las capacidades de cualquier ayuntamiento. Además, siendo que esas estelas se forman a varios miles de metros de altura, habría que preguntar quizá a los rusos o los italianos, o vete a saber tú quién, sobre la composición de las estelas que hay sobre sus cabezas, que son las que quizá sí (o no), pudieran llegar a afectar a los madrileños... Te lo explico de otra forma: Te tiras un pedo denso, de esos que van cayendo con cierta cadencia, mientras vas en moto justo cuando pasas por encima de un hormiguero, El viento va a tu favor. Más adelante hay un nido de cucarachas. ¿A quién afectará tu emisión con mayor probabilidad?. Piensa en ello.

Buenas noches, Pilar.