Sígueme por Email!

jueves, 28 de noviembre de 2013

Chemtrails: Cuestión de Fe

Los Chemtrails como Creencia 




The greatest enemy of knowledge is not ignorance, it is the illusion of knowledge.”
― Stephen Hawking

Podemos afirmar que, en estos momentos, la “teoría desunificada de la conspiración chemtrail” está alcanzando algo de visibilidad. Hace unos días, Iker Jiménez acompañado de unos contertulios profanos en cualquier cuestión técnica o científica que tenga que ver con la atmósfera, la aeropropulsión o la química, dedicó una emisión de Cuarto Milenio al tema de los chemtrails. Si bien esto produjo el regocijo general de los chem-believers, a otros no se nos escapaba que, en realidad, el hecho de que la teoría que suscriben salga en Cuarto Milenio hace más mal que bien, viniendo a poner el asunto de los chemtrails a la altura de las caras de Bélmez, los fantasmas del Auditorio Nacional y los OVNIS. (Para una ridícula acción de un “equipo de Cuarto Milenio” sembrando dudas en pueblerinos zamoranos ver este vídeo).

Obviamente nuestro fin no es aclarar el asunto, porque tampoco está en nuestras manos, pero sí arrojar algo de luz acerca de la forma en la que el chem-believer medio procesa la información (o desinformación) que recibe o a la que accede (prácticamente de forma exclusiva por internet: todo lo que del tema hayamos podido ver en televisión o se intercambie en reuniones y corrillos procede sistemáticamente de este medio).

En mi intercambio de opiniones con miembros pertenecientes a grupos de concienciación sobre el presunto problema de los chemtrails, me encuentro habitualmente gente con poca o ninguna formación ni ideas básicas acerca de las ciencias implicadas en el fenómeno (ciencias atmosféricas, aeropropulsión y otras ramas de la física, química…) y que tienden a rehusar el considerar esta limitación como determinante en su opinión.

 ice_3a
 Coil-like shapes in clouds, created by their passage over the Prince Edward Islands in the south Indian Ocean. Credit: NASA/Terra/MODIS.
¿Qué pasa si no tenemos conocimiento de física atmosférica? Ejemplos de formaciones naturales de "Nubes de Gravedad". En sí no son especialmente raras de ver, puesto que están muy documentadas y bien explicadas científicamente, pero los chem-believers siempre lo asociarán con dispositivos artificiales "HAARP". Se ven usualmente en el Índico Sur, pero se han llegado a divisar incluso en Canarias. Se forman generalmente cuando la alta topografía (como una montaña o volcán) o una fuerte corriente ascendente de aire provoca una perturbación en una capa de nubes fría asociada a su movimiento sobre capas más cálidas .Arriba izquierda: Isla Ámsterdam (Índico Sur), arriba derecha: Océano Índico, abajo izquierda: Mar de Aral (entre Uzbekistán y Kazajistán) y abajo derecha: Isla Marion (Prince Edward's Islands) en el Índico también.

Junto a esta limitación se presentan multitud de creencias falsamente fundadas sobre los contrails (las estelas de condensación o cristalización comunes de los aviones a reacción que se dan en determinadas condiciones atmosféricas) y que vienen a formar parte del discurso básico del chem-believer a la hora de juzgar sus propias observaciones.

En algún momento de su “absorción” de información decidieron que el asunto de los chemtrails les convencía, adoptaron dogmáticamente su postura y por lo tanto cualquier subsiguiente consideración que altere los principios de esta fe es herejía, desinformación o simples tonterías.

Cabe mencionar aquí el hecho de que nuestras confrontaciones siempre las hemos hecho con bibliografía especializada por delante por lo que resaltaremos como característica importante del chem-believer medio su menosprecio sistemático a la literatura especializada y a las opiniones de expertos. Al respecto es habitual que el chem-believer expanda las fronteras de la conspiración allá donde le interese y, si hay científicos expertos en cualquier materia cuyos principios cuestionan que lo que estamos viendo en el cielo sean chemtrails, entonces forman también parte de la conspiración. Están sobornados, amenazados o manipulados de alguna forma. Todos ellos. Sin excepción. Esto nos lleva a otra característica que se deriva de la anterior: el chem-believer tiende a efectuar razonamientos extraordinariamente rebuscados con tal de encajar su creencia en el marco de una contra-argumentación razonable.



Ejemplo de razonamiento rebuscado: Las fotografías de nubes con aspecto "geoingenierizado" tomadas en 1905 por Arthur W. Clayden (y contenidas en su libro "Cloud Studies"), mucho antes de Haarp, las justifican  los chem-believers porque en esa misma época vivió Nikola Tesla, que ya tenía su prototipo de máquina tipo "Haarp". Incluso se alega que su "Wardenclyffe Tower" (una torre de telecomunicaciones que nunca estuvo operativa) es la que podía modificar el patrón de las nubes...en fin...

No puedo evitar referir aquí una anécdota que encuentro tan vergonzosa como divertida: en una de nuestras discusiones con chem-believers presentamos el dato de que en multitud de viejas películas de Hollywood aparecen contrails persistentes (la persistencia es una de las características que, según los chem-believers, prueba que se trata de un chemtrail; por supuesto, esto es falso. La persistencia de los contrails bajo ciertas circunstancias es bien conocida y la bibliografía al respecto abundante). Según una sección de los creyentes en esta conspiración, los chemtrails son un fenómeno relativamente reciente (finales de los 90) y suelen aludir al prístino azul de nuestros cielos ochenteros para llamar la atención sobre el hecho de que, como el cielo está hoy habitualmente surcado de estelas, entonces no pueden ser estelas comunes sino fumigaciones químicas. Así pues, según la conspiración, no puede ser que en películas de los años 50 ó 60 aparezcan estas estelas persistentes y habrá que encontrar otra solución a la paradoja. Pues bien, mi interlocutor en la discusión dio con una respuesta del tipo de las que habitualmente dan los chem-believers cuando hay datos que contradicen razonablemente su fe

“Hay estudios cinematográficos al servicio del NWO (Nuevo Orden Mundial por sus siglas en inglés) y por técnicas de edición se puede alterar cualquier película antigua modificando los cielos y añadiendo "contrails persistentes". Yo mismo podría alterar y limpiar el cielo de un Tga de la película Espartaco, subirlo y mofarme, pero no es estilo de los que simplemente piden limpieza y la verdad.”

Esto es agarrarse a un clavo ardiendo, sí señor.

Ejemplo de contrail persistente en la película "Irma La Douce", de Billy Wilder, 1963. Si alguien se grabó la peli en los 70 u 80 con un VHS verá que ahí sigue ese contrail, pese a que los chembelievers alegan que la cinta original y posteriores copias fueron manipuladas desde los años 90 convenientemente para introducir digitalmente dichos "chemtrails".
No sé cuántos creyentes en chemtrails se han puesto a echar cuentas y a comparar lo que les sale, con la economía del resultado de considerar que todo eso que dicen que son chemtrails realmente no lo sean (recordad la Navaja de Ockham).

Con echar cuentas me refiero a la consideración racional de la dimensión y alcance de la conspiración. Si fueran ciertos los reportes de los chem-believers preocupados que, cámara en mano, se dedican a fotografiar a diario los cielos surcados de estelas, estaríamos hablando de al menos decenas de vuelos por país, algunos cientos en todo el mundo, quizá miles, trabajando prácticamente a diario durante casi 20 años. En todo este tiempo ningún insider ha filtrado la más mínima prueba. Todo lo que se dice que son pruebas se trata de cuestiones tangenciales que no vienen a aportar nada sobre los chemtrails en sí.

En este aspecto también ha salido a relucir el nivel de desinformación o de ignorancia que el chem-believer medio parece traer de serie. Es habitual que tarde o temprano acabe compartiendo fotos de dispositivos extraños dentro de un avión afirmando que se trata de una prueba de los chemtrails; y, si se encuentra con interlocutores verdaderamente informados, tendrá que enfrentarse con el dato de que aquello no es más que un dispositivo de lastre para realizar estudios sobre la distribución de carga en los aviones en fase test o un dispositivo anti-incendios. Porque, asumámoslo ya de una vez, no hay siquiera una patética foto de un avión en tierra del que podamos decir que sea un chemtrailer

Es que la discreción de esta conspiración es su mayor logro: ni una tiradita de la manta, ni una sospecha mínimamente sólida para constituir caso, ni una foto de refilón con el móvil, ni un wikileak, ni un análisis de muestras concuyente…: nada.


 
 
Ejemplos de imágenes usadas por los chem-believers como prueba de la existencia de chemtrails. Arriba izquierda: Sistema de tanques de lastre para pruebas de carga en aviones comerciales. Arriba derecha: Sistema de rociado de agua para experimentar el comportamiento del hielo sobre el fuselaje de los aviones. Se trata de la modificación de un dispositivo de suministro de combustible en vuelo. Abajo izquierda: Avión realizando "fuel dumping" para alcanzar el peso máximo de aterrizaje en condiciones seguras. Abajo derecha: Sistema de tanques con retardante para lucha contra incendios. Nótese el número de patente americana, que se corresponde con tal elemento.

Pongamos un poco de perspectiva aquí: necesitas pilotos. Como hemos visto, decenas por países, cientos o miles en todo el mundo. Necesitas personal de tierra: controladores que hagan la vista gorda, personal de mantenimiento, personal especializado en los dispositivos chemtrail, autoridad aeroportuaria que haga más vista gorda, transportistas, químicos, políticos, personal de seguridad, autoridades que desvíen la atención o minimicen el tema, consejos de administración de algunas empresas (incluso parece ahora que también un ejército de infógrafos y editores de vídeo expertos en manipular películas antiguas, footage de aviones y demás)… no sé, ¿miles, decenas de miles de personas necesariamente implicadas que potencialmente podrían filtrar algo, callando y reciclando sus puestos en estos 20 años, a pesar de que se trata de una conspiración que atenta de forma indiscriminada contra toda la población terrestre? VENGA YA.  Y téngase en cuenta que estos varios millares o decenas de millares de implicados en diferente grado tienen familia y amigos, tienen una vida, con sus dramas y alegrías… y nadie ha soltado ni prenda en 20 años (y eso que no hemos mencionado a los típicos vecinos suspicaces ni a los activista más comprometidos dispuestos a colarse en un hangar de chemtrailers). Y ¿son acaso inmunes a los chemtrails?

En el libro del joyero canadiense experto en chemtrails Amitie Nenki, "Chemtrails, rastros mortales en el cielo", se revelan algunas fórmulas para contrarrestar los efectos  de los chemtrails, desde "pesto al cilantro" hasta baños de desintoxicación calientes con sales de epson pasando por "escribir al gobierno" o fabricar "chembusters".

Pues bien, hasta esto el avezado chem-believer medio lo tiene previsto: me encuentro quien afirma que los conspiradores reciben tratamientos especiales, pueden llevar incluso unos filtros especiales en la nariz o viven recluidos en feudos paradisíacos a resguardo de los chemtrails. Vemos pues que las justificaciones sacadas de la manga, ad-hoc, en forma de patético clavo ardiendo menudean en os corrillos chemtrail. 

Considero los siguientes puntos clave en la expansión de las ideas acerca de esta conspiración:

1) Desconfianza en las instituciones, sobre todo en los tiempos presentes de especial canalleo político, judicial y bancario, movimientos de concienciación democrática (15M), crisis económica e impopulares maniobras de política exterior. Así, cualquier afirmación u omisión que se ejerza desde un plano considerado “de autoridad” adquiere una especial relevancia a la hora de apuntalar la teoría chemtrail (en este sentido todos los políticos, científicos o personalidades son conspiradores salvo aquellos que efectúan declaraciones arrimables a la argumentación chemtrail como ascua a la sardina).


2) Capacidad amplificadora de hoaxes e información sin verificar de las redes sociales. Gran ejemplo de ello es la legión de facebookers compartiendo “memes” ñoños con citas falsamente atribuidas a Einstein, Borges o Goethe (o entrevistas falaces a Ricardo Darín en las que, en un alarde de honestidad humana y profesional, rehúsa a la tentación de Hollywood tendida de la mano de un Tarantino que solicita de sus servicios para encarnar a un capo mexicano de la droga). ¿Qué me decís de los céntimos a cambio de “likes” en facebook para donar médula a una niñita?, ¿o de los reportes de falaces muertes de George Lucas, Miley Cyrus, Paul Stanley, George Cluny, Natalie Portman, Paul McCartney, Lady Gaga, Shakira, Harrison Ford, Madonna o Rusell Crowe que en algún momento los usuarios de la redes sociales expandieron? 

La capacidad de persistencia de un mito está en inversa relación al acceso de pruebas sobre sus aseveraciones. Y aquí es importante definir el concepto de prueba de una forma en la que convengamos. Si de verdad se trata de llegar al fondo del asunto, la prueba científica parece un punto de convergencia razonable para todos.

Según la RAE:
Prueba

2. f. Razón, argumento, instrumento u otro medio con que se pretende mostrar y hacer patente la verdad o falsedad de algo.


y más concretamente, según Wikipedia:

En ciencias, una prueba es un hecho conjeturado por alguna teoría cuya presencia o ausencia solo es compatible con determinada(s) teoría(s) científica(s). Así las pruebas permiten discriminar qué teorías científicas pueden dar cuenta adecuadamente de cierto conjunto de hechos y cuáles no. La prueba científica es un conocimiento objetivoverificable y reproducible.

(Wikipedia describe también la confusión entre los conceptos de prueba y evidencia y me parece apropiado reproducirlo a continuación (los resaltes son míos): 
“La prueba científica no es ninguna evidencia. En inglés la palabra correspondiente a «prueba» es evidence, lo que ha llevado a muchos hispanohablantes a utilizar la palabra «evidencia» en el sentido de «prueba». Este error, tan habitual, es un falso amigo. La palabra inglesa evidence se traduce como «prueba» y la palabra española «evidencia» se traduce en inglés como obviousness (aquello que es obvious, es decir, «evidente»).

La evidencia es un conocimiento que para ser validado no necesita ni de ninguna observación empírica ni de ninguna demostración racional. Es aquel conocimiento que se legitima a sí mismo porque él mismo constituye para todo ser racional, y de manera inmediata, su propio criterio de verdad. La prueba científica, en cambio, no es de ninguna manera evidente sino que se apoya en la observación de uno o más datos empíricos (…))


3) Falta de formación en las materias relacionadas y tratamiento acrítico de las pruebas. Ahora todos somos expertos en ciencias atmosféricas, aeropropulsión y química. O eso parece cuando nos permitimos poner en cuestión tan alegremente las afirmaciones de los verdaderos expertos en estas materias. O más comúnmente, cuando nos permitimos no informarnos (o formarnos mínimamente) en lo que la ciencia sabe acerca de los fenómenos que configuran la hipótesis de los chemtrails. Peor aun: nuestra propia autosuficiencia queda absolutamente patente cuando nos ponen información documental bibliografiada bajo las mismísimas fosas nasales, y decidimos aplicar la primera característica de los chem-balievers que mencioné anteriormente: tendencia a efectuar razonamientos extraordinariamente rebuscados con tal de encajar su creencia en el marco de una contra-argumentación razonable. Esta actitud reacia a las explicaciones científicas y racionales responde a lo que llamo “voluntad de ignorancia”, que es una especie de combinación entre decidir tomar los argumentos dogmáticos como definitivos y probados en sí mismos, y alejar de sí lo más posible cualquier explicación razonable y fundada que contradiga estos argumentos.

Vale, yo tampoco tengo formación científica en estas materias, pero entonces ¿por qué iba a dotar de más autoridad a las declaraciones de periodistas, vendedores de orgonita, bloggers ociosos, Prince y activistas políticos que a las de atmosferólogos, físicos, químicos y demás?
Pues en estas estamos: por un lado resulta más fácil de comprender el lenguaje asequible y divulgativo de los pregoneros de la conspiración chemtrail y por otro el lenguaje técnico de los científicos se hace bola enseguida. Esto, sumado a la desconfianza citada en las instituciones y organismos competentes de autoridad configura el caldo de cultivo de la imaginería argumentativa del chem-believer.


4) Mayor conciencia ecológica. Con razón andamos cada vez más preocupados por la sostenibilidad ecológica del planeta. La globalización de la economía y las comunicaciones ponen en evidencia lo limitado de nuestros recursos y el hecho de que la Tierra no es un saco sin fondo, expoliable sin límite. En la sostenibilidad influye mucho la forma en que obtenemos y usamos la energía y la cantidad de deshechos y forma de procesarlos. En este ambiente de vorágine capitalista demandando el control de los recursos energéticos del planeta, para lo cual no se vacila en iniciar guerras, desinformar y tirar de bandera falsa, nuestra conciencia de lo pernicioso de este camino germina naturalmente. En juego está nuestra supervivencia. Así se genera un sustrato de susceptibilidad social a la suspicacia: vemos cómo los intereses capitalistas se ponen a menudo por delante del bien de la Humanidad (Monsanto, etc.) y, dada la desconfianza en las instituciones y nuestro desconocimiento acerca de la naturaleza de fenómenos de los que casi de golpe adquirimos conciencia, caemos con facilidad en explicaciones reduccionistas que dan cuenta de todo.

5) Dramático aumento del tráfico aéreo y efciencia de los motores en los últimos años. Éste es quizá el aspecto más técnico de todos pero que también explica por qué el cielo no se ve igual hoy que hace 30 años. No profundizaré en él demasiado porque literatura hay para aburrir y en este mismo blog encontraréis un desarrollo completo de este tópico. Bueno, pues ¿qué os parece enteraros así, de sopetón, que desde los años 60 el tráfico aéreo se ha sixtuplicado? Actualmente de 40000 a 50000 aviones realizando diariamente unos 93.000 vuelos comerciales que sumados a los vuelos chárter y de transporte de mercancías alcanzan la media de 300.000 vuelos diarios. (Los vuelos no regulares, como los de maniobras militares, aviación privada y chárter justifican muy bien el que veamos a veces aviones “fuera de las rutas habituales”, argumento probatorio tan últimamente blandido por los chem-believers como puntal de su Verdad).

Sí, lo que vemos son muchas más estelas en el cielo y, por si fuera poco, también más persistentes (infórmese el lector acerca de la relación entre la eficiencia de los motores y la persistencia de contrails). Los chem-believers parecen haberse dado cuenta de esto de golpe, como si de la noche a la mañana hubiese cambiado el aspecto de nuestros cielos. En realidad esto ha sucedido gradualmente: lo que si que ha ocurrido súbitamente es la adquisición de conciencia del fenómeno, quizá a través de un mensaje de facebook, un vídeo de youtube o un email. Desde ese momento, algo a lo que no dedicábamos atención apenas (el aspecto del cielo diurno), se torna llamativo por el simple hecho de que comenzamos a prestarle atención y no porque haya realmente algo extraño.
Airbus 340 (izquierda) produciendo contrail y Boeing 707 (derecha) sin 
producir contrail. La diferencia está, pese a la misma altura 
en que el motor del Airbus es de mayor rendimiento (nueva generación)

Así pues, nuestra recién re-adquirida conciencia del aspecto del cielo diurno viene de entrada acompañada de ciertas ideas sobre chemtrails y conspiraciones que pretenden darle explicación. Me pregunto qué habría ocurrido si las primeras imágenes para llamar nuestra atención sobre el aspecto del cielo actual hubiesen venido acompañadas de una disertación pericial del atmosferólogo David Atlas

Con esta última duda vengo a traer a colación otro de los aspectos que caracteriza al chem-believer medio y que sigue derivándose de los anteriores: sus fuentes de información preferidas son solo aquellas que le confirman su idea previa. La lectura de bibliografía especializada y publicaciones científicas supone un engorro que tiene, además, el indeseable efecto secundario de traer luz a ciertas falsas asunciones sobre las que está apuntalando su fe chemtrail.


Característica también de la actitud del chem-believer es la necesidad gregaria que busca satisfacer en círculos donde intercambian información, fotos y vídeos y se confirman unos a otros su postura. Al estar tratando con una materia escurridiza, de la que no se pueden tomar muestras directas y cuyo aspecto resulta muy difícil discernir de un contrail común, el objeto de la fe es sutil y poco consistente, lo cual precisa de mucho feed-back de cosas que parecen pruebas pero que no lo son, a fin de mantener la fe lo más intacta posible a pesar de la abrumadora falta de pruebas y la consistencia de las contra-argumentaciones.

Intuyo que, a estas alturas, ya hay algunos chem-believers con dudas acerca de lo que han venido creyendo por un tiempo. De hecho he conocido a algunos que han cambiado de opinión y básicamente reportan que repetían la info que les llegaba sin hacerse ciertas preguntas pertinentes. Con esto último llegamos a un punto importante: la conspiración chemtrail convence a ciertas personas porque les viene dada con respuestas a preguntas que ellas mismas no se han planteado. Esto quiere decir básicamente que, dado que somos legos y profanos en cualquier cosa que tenga que ver con la atmósfera, los contrails, la mecánica de fluidos, etc., tendemos a autorizar las afirmaciones de aspecto científico que se cierran sobre una premisa que en principio ignorábamos.
¿En qué momento fuiste consciente de que habían estelas persistentes en el cielo? Probablemente no te diste cuenta de un día para otro, sino que alguien te lo dijo o lo viste por internet.
Veámoslo mas claro: estamos tan tranquilos navegando por internet antes de ir a la cama y nos topamos con una imagen de un cielo lleno de contrails. Nunca nadie nos ha hablado de la conspiración chemtrail y no tenemos ni idea de cuestiones científicas al respecto. Pongamos que soy maestro de primaria y doy lenguaje y plástica. La foto así, a secas, no tiene por qué llamarnos mucho la atención a menos que venga acompañada de frases de enganche con una función claramente apelativa del tipo “¿Te parece esto normal?” o “El cielo no era así hace 20 años”. Entonces, junto a la foto aparece una pequeña aclaración que incluirá unos cuantos conceptos que ignorabas y que suenan a científico y es precisamente en este punto donde se produce la caza de acólitos (chemtrailcólitos): un tema que no te preocupaba en absoluto te es presentado con aparentes respuestas a preguntas que nunca te habías hecho en el lapso que tardas en leer cinco líneas.
Tríptico que advierte sobre los chemtrails
No habría nada demasiado negativo en esto salvo por el hecho de que se demuestra una y otra vez que esas primeras y determinantes premisas que asume el chem-believer son por lo general falsas, inexactas o convenientemente sesgadas. 

Así venimos a aterrizar en un terreno incómodo para el sector creyente: el de las pruebas falseadas adrede. Lejos de ser una nimiedad, esto es un problema endémico en las filas chemtrailcólitas: una y otra vez se mueve la misma información falsificada y es usada como puntal argumentativo hasta extremos ridículos. Me refiero a vídeos o páginas web que tarde o temprano caen en la saca de pruebas que no prueban nada que forma parte integral del equipamiento del chem-believer, en los que se ha manipulado el contenido para hacerlo encajar en el discurso chemtrail (Alemania confirma en un telediario la existencia de chemtrails, el presidente de Ecuador habla de chemtrails, Snowden se pronuncia sobre los chemtrails…). Ni siquiera confrontándoles con la contundente realidad acerca de estas “pruebas” se logra apenas hacer vacilar su fe. Podemos sugerir así otra característica del chem-believer, que viene a ser como las anteriores pero reformulada: su fe es tan fuerte que el hecho de haber caído en la cuenta de que parte –si no mucha- de la información que ha asumido es falsa no afecta lo mas mínimo a los argumentos de su razonamiento. Es como si vacilara nuestra piadosa fe cristiana por el hecho de descubrir que los reyes magos son los padres o porque tras la consagración, el pan y el vino siguen siendo pan y vino.
En algún momento continuaremos con esta disertación. No me cabe duda de que nos aguardan muchas sorpresas en la justificación de este fascinante mundo que es el de los chemtrails.

Terminaré paradójicamente citando a Iker Jiménez en su intervención más lúcida y desapercibida que podéis ver aquí:


“(…) es que a veces las personas creen cosas que son increíbles de verdad porque no tienen ninguna base (…); está muy bien no creer todo lo oficial; está muy bien pensar que el gobierno, como muchas veces ocurre, tuvo que ver en algunas conspiraciones; está muy bien porque es evidente que no es verdad todo lo que nos cuentan. Pero de repente muchos pasan al otro lado y creen con una total falta de juicio cosas que son absolutamente falsas. Seguramente para muchas de esas personas yo soy un vendido, una persona que habla de misterios pero que en el fondo está con los poderes ocultos que engañan al mundo, porque de todo hay en la viña del Señor, cuando llevo toda mi vida intentando despertar de todo esto. Pero eso sí, por favor, no desengancharlo de mi sentido crítico básico (…). ¿Hasta qué punto unas conspiraciones son reales y otros son ficticias? Por desgracia pienso honestamente que hoy en día navegamos en un mundo donde hay una gran parte de la información que la gente desea que sea así pero que no es así. Esto no quita para que evidentemente haya otras conspiraciones y mucho más graves de las que uno empieza, quizá por la edad, a ser consciente. Es muy fácil decir entre comillas que “el gobierno amerciano hizo esto”; es muy fácil decir que en el 11M hubo lo otro; es muy fácil pensar que con JFK… cosas que en el fondo, en el fondo pueden quedarnos más lejanas. Es fácil sentir la fascinación de los que manejan el mundo, de los Illuminati, el Club Bielderberg, el otro, el de la moto… y sin embargo puede que haya algo de cierto en ellas, por supuesto, no hasta el punto que nos comentan los medios más populares de las redes… hay otras conspiraciones como más de fondo, más sordas, más lentas, menos espectaculares, pero que yo creo que nos atrapan a casi todos, incluidos aquellos que están muy alerta contra todas las conspiraciones (…). Pero cuando la conspiración es mucho más cotidiana (…) esa no la acepta casi nadie. (…) Es decir, hay conspiraciones muy interesantes, muy para volverse loco, y otras que nos afectan de verdad (…), esas sí que siguen siendo tabú.”


“Confidence is ignorance. If you're feeling cocky, it's because there's something you don't know.”
― Eoin Colfer, Artemis Fowl

jueves, 14 de noviembre de 2013

Contrails de antaño: Ciencia y Cine por las nubes

Introducción

"El cielo es cruzado en todas direcciones por las estelas de diferentes edades. A medida que se expanden progresivamente forman nubes esponjosas o fibrosas, y es imposible decir con certeza si también hay nubes de origen natural en el cielo. Tenga en cuenta los abultamientos colgantes, como hongos invertidos, en 1-2, típicos de las estelas de reciente formación (...)". INTERNATIONAL CLOUD ATLAS, Volume II, pagina 167 (1987)

Parece ser que el exceso de información a veces puede producir el efecto contrario, y no lo discuto. Una cascada de referencias y datos científicos pueden sobrepasar incluso al que esté acostumbrado al lenguaje científico. Quizá mi post anterior se centró demasiado en contra-argumentar las afirmaciones que el autor del blog Observatorio de Geoingeniería en España hacía en su post "Procesos de Formación de Estelas (Vol.1)". Por eso mismo, el lector que me desafió con los datos de ese post no se ha quedado satisfecho, y le doy la razón. En mi apasionada respuesta no respondí concretamente al problema de que "El cielo no era así hace 20 años", ya que el aumento del tráfico aéreo y la distribución más densa del mismo a lo largo de las últimas décadas, unido a la explicación de que los motores más eficientes de hoy en día producen más estelas, no termina de resolver lo que para él es la cuestión fundamental sobre la que se cierne la posible existencia de los chemtrails. A continuación reproduzco una parte de su comentario que plantea la pregunta a resolver: 

"En mi opinión (aplicando el sentido común, no hace falta ir a buscar la Enciclopedia de la Ciencia), no deberíamos perder el tiempo comentando la ingeniería de los motores. Tanto los defensores como los detractores de la teoría chemtrail estaremos de acuerdo en que los gases emitidos por los aviones cristalizan ahora y cristalizaban hace 20 años, en determinadas condiciones atmosféricas. Pienso que el verdadero objeto de discusión está en el proceso de sublimación de los cristales. ¿Porque hace 20 años los cristales de hielo realizaban ese proceso casi al instante y ahora ese proceso puede tardar horas en iniciarse?"

Por tanto, la premisa de la que parte la pregunta es que hace 20 años (o más, se entiende) las estelas de los aviones sublimaban casi al instante (tardaban minutos como máximo) y actualmente no. O lo que es lo mismo. Nos preguntamos ¿Por qué hace 20 años los contrails no persistían y ahora sí? O dicho de otro modo: ¿Por qué hace 20 años NO SE VEÍAN estelas persistentes y ahora sí? Con esa premisa doy por hecho que los defensores de la teoría chemtrail defienden que hace 20 años NO HABÍAN contrails persistentes, y, por supuesto, consideramos que no podía haber cirros con forma lineal/tubular, porque esas formas sólo se asocian a contrails persistentes. 

En la otra parte, mi premisa es que hace 20 años (y hace 50, como veremos) habían contrails persistentes pero no eran tan numerosos por dos factores fundamentalmente:

  • Los motores de reacción de los aviones eran menos eficientes (como mostré en el post "El cielo no era así hace 20 años" y cuya explicación termodinámica concreta omití pero podemos abordarla bajo demanda).
  • El tráfico aéreo desde los años 60 hasta ahora se ha quintuplicado y desde el año 88, año en el que muchos defensores del chemtrail alegan que empezó a cambiar radicalmente el aspecto de los cielos (otros hablan del año 1995), se ha multiplicado por más de 3.
RPK-De 1950 a 2012. Fuente:  International Civil Aviation Organization (ICAO)
Con las premisas de ambas partes bien definidas, procedamos a la discusión.

Los contrails persistentes ya se estudiaban desde los años 50


Podemos asumir que cualquier estudio hecho hace más de 40 años sobre contrails puede considerarse como una referencia "fiable" ya que no está “viciada” por la plétora de publicaciones académicas sobre contrails y su persistencia surgidas a partir de los años 90. 

Por otra parte asumimos que hay días en los no se ve ningún contrail  ya que se disipan tan pronto como se forman. Como vimos en anteriores posts, el aire en altitudes de crucero es muy frío (-40 a -60 ° C) y por lo general muy seco (baja humedad relativa). El vapor de agua de los gases de escape por sí solo no es suficiente para formar un contrail. En este sentido haré referencia a tan sólo 3 artículos: 

  • R.G. Knollenberg, geofísico de la Universidad de Chicago, en un trabajo DEL AÑO 1972 presenta un desglose de los componentes típicos de los gases de escape de los aviones: Alrededor de 1,37 kg de vapor de agua es liberado por kg de combustible quemado. El estudio halló que los gases de escape contienen alrededor de 1,7 gramos de vapor de agua por cada metro lineal de vuelo, pero se encontró con ESTELAS PERSISTENTES con al menos 30.000 veces más vapor que ese nivel (20.700-41.200 g por metro lineal) . Esto significa que la inmensa mayoría del vapor de agua de las estela proviene de la atmósfera, con sólo alrededor de 1 de cada 30.000 moléculas procedentes de la combustión del fuel . Por tanto, está claro que la humedad relativa a tales altitudes de crucero necesita ser relativamente alta para que se formen las estelas y sean visibles, y muy alta (por encima del 70 %) para que persisten durante largos periodos de tiempo. Me quedo con una frase de las conclusiones de ese estudio que dice (ojo que hablamos de 1972): “Los resultados de este experimento son relevantes para diversas cuestiones de naturaleza medioambiental. HA HABIDO UNA PREOCUPACIÓN CRECIENTE sobre la cantidad de cirros inducidos por la formación de contrails. Estos resultados sin embargo no sugieren que el incremento del tráfico aéreo pudiera incrementar el vapor de agua en niveles subtropopáusicos, un tema que está actualmente de moda” (estamos en 1972!!!)
  • En las referencias del artículo anterior (algunas datan de 1945), todas ellas relacionadas con contrails, nótese el artículo de 1970 sobre observaciones de los efectos de contrails en el balance de radiación térmica (hace referencia a la persistencia de los mismos): En el resumen final: Si las condiciones estratosféricas, o para este caso, de la alta troposfera, son apropiadas para la PERSISTENCIA del 5% de contrails (es decir SATURACIÓN CON HIELO) (…). Se puede especular que últimamente muchos aviones a reacción pueden estar operando en ciertos corredores de elevada densidad donde ocurrirá la PERSISTENCIA DE CONTRAILS en un 10%, con posibles alteraciones transitorias locales en la circulación”.

Una vez vistas estas referencias que muestran que ya se estudiaba y se hablaba de la preocupación del crecimiento de estelas persistentes desde el año 1953, paso a otro tipo de “pruebas” que de alguna forma refutan la premisa inicial que recordamos: "Hace 20 años los contrails no persistían y hoy en día sí".

Los contrails en el cine

Existen bases de datos con decenas de miles de archivos fotográficos, de postales, fotos familiares, fotos oficiales, catálogos, revistas, vídeos, series y películas de antaño (años 50, 60, 70 y 80 del pasado siglo) que se pueden consultar por internet e incluso, para los más osados, consultar "in situ" los originales, donde aparecen contrails y sistemas de contrails persistentes (yo creo que en la mayor parte sin ningún género de dudas, pues son iguales a los que muestran las fotos y vídeos de los adeptos del chemtrail de hoy en día). 

Yo personalmente no necesito llegar tan lejos en la contrastación de pruebas. Seguro que encuentro a alguien con una peli en VHS de los 70 u 80 con Espartaco, The Italian Job, Daniel Boone, MASH o Patton. A continuación sólo voy a referirme a películas, que son más fáciles de contrastar y son un buen ejemplo de archivo de imágenes históricas que nos pueden dar pistas muy esclarecedoras. Evidentemente toda esta información la he sacado de foros de internet muy extensos y búsquedas muy detalladas pero además me he didicado a buscar un enlace activo a la película o serie (en muchos casos omitida) y mostrar el minuto exacto donde aparece el contrail o contrails para que se puedan cotejar (yo personalmente ya lo he hecho antes de publicar esto). 
Dudo que haya habido manipulación, pues sólo muestro una muy pequeña parte de todo el material videográfico que hay, pero siempre nos quedarán los archivos originales allá donde estén o copias propias de los años 70 y 80, previas a la fiebre chemtrail. Si queréis consultar archivos fotográficos de los años 60 y 70 en los que se ven barbaridades de contrails y formaciones en red, en curva (algunas que considerarías tan “increíbles” como las de hoy en día), no hay más que meterse en las bases de datos de galerías digitales de cualquier parte del mundo o incluso echar un vistazo a las fotos de los álbumes de nuestras familias, cosa que voy a hacer, puesto que nos podemos llevar más de una sorpresa. Aquí una pequeña relación de pelis ya con su enlace correspondiente: 

  • Have Gun Will Travel (1957), episodio 9 "Show of Force", una serie Western en la que aparecen dos contrails persistentes en una escena. El vídeo sólo está disponible comprándolo (Amazon, por ejemplo), pero la imagen es ésta:

  • Spartacus (1960), dirigida por Stanley Kubrick, protagonizada por Kirk Douglas y ganadora de 4 Oscars: minuto 1:17. Igualmente de la producción de la peli hay fotografías que muestran claros contrails persistentes. 
Escena de figurantes - Spartacus (1960) - Expo Kubrick by Nico, «L’art consiste à remodeler la vie»

Escena del rodaje de Spartacus (1963). Posteriormente la misma escena se rodó de nuevo con un fondo artificial pintado. Fuente: www.cinema.de
  • Irma la Douce (1963), con Jack Lemmon and Shirley MacLaine, dirigida por Billy Wilder. Minuto 0:07:04, hay contrail persistente como una casa!!  


  • Rat Patrol (1967), temporada 1, capítulo 24. Serie bélica protagonizada por Christopher George:  Minuto 15:47 y en el 22:31 y 22:42 se ven como cuatro contrails.


  • Daniel Boone, capítulo “Delo Jones” (1967), temporada 3, episodio 23, con Fess Parker de protagonista. Al final del capítulo contrail perfectamente visible.


  • Joe Kidd (1972), dirigida por John Sturges y protagonizada por Clint Eastwood. Minuto 45:04.  Ahí hay otro pedazo de contrail. Nótese cómo estaban ya bastante aceptados que ni siquiera consideraron regrabar el plano pese a que es un anacronismo como una casa.



  • BarryLindon (1975), dirigida por Stanley Kubrik y con otro contrail anacrónico-persistente. 


  • Gizmo (1977) del ganador del Óscar Howard Smith, minuto 1:10:26 (se ve lo que parece una estela, aunque está sujeto a toda interpretación)


  • Witness (1985) que se llamó Testigo Único en España, de Peter Weir y protagonizada por Harrison Ford y con Óscar al mejor guión y mejor montaje. En el minuto 0:06:23 puedes ver un contrail (interpretable, pero en un cielo raso y sin nubes que esté eso sólo ya llama la atención).



Otras películas y series que se alega tienen contrails persistentes pero no me he puesto a certificar son: Moby Dick (1956), Boy on a dolphin (1957), Diamonds are forever (1971), MASH (1972), Patton (1970), Terminator 2 (1991) y un largo etcétera.


Estudio de Nubes

Finalmente dejo una imagen de una página de “Cloud Study, a pictorial guide”, de 1957, escrito por F. H. Ludlam y R. S. Scorer, cuyo penúltimo capítulo está dedicado a “aircraft trails” (estelas de aviones) (pag 78) en el que, aparte de mostrar un par de fotos de contrails persistentes, dice literalmente: “A veces varias estelas se prolongan de esta forma cubriendo la mayor parte del cielo con cirros. Si las estelas son muy persistentes, el aire claro puede saturarse de hielo”.


 Para que nadie dude de su autenticidad, me he tomado la molestia de hacer un trabajo de “documentación y referenciación”, que podría hacer con cualquiera de los documentos que expongo, cosa que acredita bastante la fiabilidad de la publicación, ya que se pueden consultar los originales de las publicaciones "referenciadoras" e incluso adquirirlas:
    
·   Finalmente decir que hoy mismo, el día en que he publicado este post he adquirido una copia editada del año 1960 de dicho libro por menos de 4 euros en Amazon. Estoy a la espera de recibirlo. También he comprado aprovechando un ejemplar de “Cloud Studies” de Arthur William Clayden, donde hay fotografías realizadas por él mismo en 1905 que cualquier adepto a los chemtrails consideraría “geoingenierizadas”. No deja de ser interesante. Para quien no sepa quién es este señor, fue Director de la Univesidad de Exeter (Reino Unido) y el quu dio nombre al "Efecto Clayden" en fotografía.

 
 

Llegados a este punto en principio no veo la necesidad de seguir discutiendo el tema de la existencia de contrails persistentes hace 20 años, pero estoy abierto a cualquier discusión.


The difference between perseverance and obstinacy is that one comes from a strong will, and the other from a strong won't.
Henry Ward Beecher 



miércoles, 13 de noviembre de 2013

Procesos de Formación de Estelas

 Si pones en duda la persistencia de los contrails
pon en duda la persistencia de los cirros
Yo


Me he encontrado gracias a un lector de mi blog con un post muy interesante contenido en el blog de Wordpress "Observatorio de Geoingeniería en España (sector sub-meseta norte). Este post me fue dado por este lector como respuesta mi post "El cielo no era así hace 20 años", donde objetaba fundamentalmente sobre el Hecho 3: Antes los aviones apenas producían estelas de condensación.

La verdad es que el artículo-respuesta, que fue publicado originalmente el 9 de marzo de 2011, impone bastante de primeras, pero llama la atención que la totalidad del artículo es carente de cualquier referencia o documento que sustente las afirmaciones ahí vertidas. Parece que el redactor posee amplios conocimientos de meteorología y física atmosférica. Pero como he dicho, esa impresión era "de primeras". Por otra parte, el discurso que está interesadamente dirigido, sin aportar prueba alguna, concluye que los contrails o estelas de condensación de los aviones no pueden durar más que minutos.

A continuación voy a reproducir íntegramente el post y mis respuestas y aclaraciones las escribiré en color rojo sobre el mismo texto. Las imágenes y gráficos que adjunto estarán bien identificadas como aportaciones mías. Decir que ha sido toda una epopeya el desgranar todo de forma rápida, puesto que un documento como ese sin ninguna referencia en todas y cada una de sus afirmaciones no me merecía prestarle mucho más tiempo y puede que me haya dejado cosas en el tintero. 

Procesos de Formación de Estelas (Vol.1) 

(Revisaré el Vol 2., a ver qué dice!)

Desde el Observatorio de Geoingeniería, queremos dar una explicación técnica (normalmente las explciaciones técnicas vienen acompañadas de referencias de trabajos, investigaciones o experimentos ya realizados que demuestren tales explicaciones) a nuestros lectores, sobre la diferencia entre una estela de condensación natural (también llamada en abreviatura del Inglés “Con-Trail”) y una estela persistente (llamadas popularmente “Chem-Trail”). El autor ya da por hecho una premisa cuestionable que es: "toda estela persistente es un chemtrail". Eso se conoce como "Principio de Autoridad" que en epistemología se define como el procedimiento, expresado con la locución latina magister dixit, por el que una proposición científica se acepta por el sólo hecho de estar afirmada en un texto considerado como cierto y no sujeto a debate científico, aunque como veremos, intenta justificar ese argumento "científicamente".

En la siguiente foto, podemos observar fácilmente estos dos tipos de estelas a la vez. En la imagen no se puede afirmar categóricamente que los dos aviones se encuentren a la misma altura, o que se traten de aviones con motores de la misma generación, cosa que podría explicar la diferencia observada (más Magister Dixit).


   En el proceso de combustión de los Hidrocarburos, como en la oxidación de cualquier otro material cuya base sea el Carbono, aparecen dos subproductos: el CO2 y el Vapor de Agua. 
   En los Motores a Reacción sucede lo mismo, entre los cientos de productos y subproductos de la combustión del Jet Fuel, aparecen el CO2 y el Vapor de Agua. Cientos de productos y subproductos: fundamentalmente óxidos de nitrógeno, partículas metálicas, gases atmosféricos, agua, CO2 y CO. Por otra parte un gran número de compuestos orgánicos.

   La temperatura media de los gases de escape, de un motor a reacción en vuelo de crucero a 33.000 pies, supera los 500ºC. Esto es claramente una falacia, primero porque afirma sin referenciar. La temperatura de escape de gases no es constante y depende de muchos factores, incluido el tipo de avión y de motor, pero aun así soltar alegremente que es mayor de 500ºC es una temeridad. Un DC-9 (fabricado entre 1965 y 1980), con motor menos eficiente que los actuales y con una presupuesta mayor temperatura de escape de gases presenta una temperatura máxima de salida de gases de 590 ºF, es decir: 310ºC (Fuente: boeing,.com). El “dato” de 500 ºC no referenciado puede bien haber sido un error de traducción al no convertir grados Farenheit a Celsius. Si hablamos de Farenheit, no sería raro decir que la temperatura es superior a 500ºF, pero la forma categórica de expresarlo el autor en cuestión me hace dudar sobre tal error. 
Recomiendo al respecto este trabajo sobre motores a reacción donde se puede leer el siguiente texto “el flujo primario [de combustible] se introduce en el "tubo de llama", se inyecta combustible con un vaporizador y a través de una bujía, se inflama la mezcla. La temperatura alcanza 1700-2000ºC. El flujo secundario va entre el tubo de llama y la carcasa (cárter) refrigerando el material del tubo a base de crear una película de aire. Al final de la cámara, el flujo secundario se mezcla con el primario para bajar la temperatura hasta unos 200-500ºC. Si no se hiciese esto, la turbina (que es el elemento que viene después de la cámara de combustión) se fundiría”.

   La temperatura estándar del aire para ese nivel ISA es de -51ºC (suponiendo 15ºC a nivel del mar y un gradiente negativo de -1,98ºC por cada 1.000 pies de altura). Queda muy interesante decir "para ese nivel ISA" sin explicar lo que es: El International Standard Atmosphere o Atmósfera Estándar Internacional, más conocida por sus siglas ISA, es un modelo atmosférico terrestre invariante creado por la Organización de Aviación Civil Internacional. Se utiliza principalmente en la navegación aérea.

Aporto esta imagen: 
Temperatura y presión atmosféricas según la altitud

   ¿Qué sucede cuando el Vapor de Agua, a una temperatura superior a 500ºC y una velocidad relativa superior a 800km/h, se pone en contacto con aire extremadamente seco a una temperatura inferior a -50ºC?. Pasa de fase de vapor a fase sólida, sin pasar por la fase líquida. Es lo que se conoce como: CRISTALIZACIÓN. 
Puede resultar “intuitivo” explicado así; aunque con la manera de plantear el problema, termodinámicamente todo lo apuntado es más que cuestionable. El autor parte de que la temperatura de los gases es SUPERIOR a 500ºC cuando ya hemos visto que eso no es así. También habla de "aire extremadamente seco" que explicaré posteriormente, asume que la temperatura de la atmósfera es INFERIOR a -50ºC (cuando puede variar a es altura aproximadamente entre -40 y -55ºC) e introduce el factor "velocidad relativa" de los gases de escape. Todos estos factores unidos le dan como resultado la cristalización del vapor de agua, sin aportar las referencias a los cálculos termodinámicos implicados. En estas condiciones, podría haber dicho "temperatura de los gases superior a 300ºC y temperatura inferior a -40ºC", que habría quedado mejor y nos habríamos quedado exactamente igual.
No obstante estoy de acuerdo hasta el punto en el que el vapor de agua se cristaliza independientemente del camino termodinámico seguido. Se expresa muy bien con el famoso vídeo del tío tirando una olla de agua hirviendo por el balcón a -40ºC y se ha convertido en nieve antes de llegar al suelo.
Con respecto a la humedad del aire, decir que ésta disminuye al ir aumentando la altura (al haber menor presión y menor densidad) y que es muy seco a 30.000 pies (humedad absoluta).
No obstante en esa cota hasta los 40.000 pies en nuestra latitud (60.000 en los trópicos) es donde se forman y acumulan las nubes de tipo cirro, cirrocúmulos y cirrostratos que demuestran que sí que hay un ambiente relativamente húmedo a esa altitud. Aporto la siguiente imagen:
Altitud de producción de los diferentes tipos de nubes

También la humedad atmosférica es muy variable y depende de la latitud, temperatura y presión.”Extremadamente seco” es un argumento interesado, abocado a demostrar que no se pueden formar cirros inducidos y como he dicho antes, el autor no muestra la relación directa entre la temperatura de salida de gases, velocidad relativa de los gases, "aire seco" y baja temperatura atmosférica en la formación de cristales. Sigue usando un discurso autoritario.

Expliquemos lo de la humedad relativa o absoluta bien:

Como hemos dicho, la densidad del aire -la cantidad de moléculas y partículas que componen el aire atmosférico- va disminuyendo con la altura. Esto es así porque al ascender, cada vez hay menos peso atmosférico por encima nuestro es decir, la presión atmosférica (P) disminuye (es lo que tiene la gravedad, todo tiende a ir hacia el centro del planeta). Por eso los montañeros se ponen  una máscara de oxígeno al subir a cotas muy elevadas, ya que hay menos densidad de oxígeno (y otros gases) que a cotas bajas. Lo mismo pasa con el vapor de agua de la atmósfera, o sea la "humedad". A 33.000 pies habrá pues muy poca densidad de moléculas de agua porque la presión es tan baja que la atmósfera a esa altura no puede admitir más vapor de agua, aunque sí menos, de ahí su variabilidadEn el momento que forcemos la aportación de más humedad una vez superado ese punto máximo, que se llama punto de saturación, la humedad empezaría a condensar en gotitas o cristales. Es el principio de la formación de las nubes. También la temperatura (T) influye bastante en la cantidad de humedad que admite la atmósfera a una presión (altura) dada: A mayor temperatura, mayor cantidad de vapor de agua permite acumular el aire. Por lo tanto, para que una nube se forme (que el vapor de agua condense), da igual cuál sea la humedad absoluta (como si es casi cero como dice nuestro autor), ya que si a esa P y T el aire no admite más vapor de agua, cualquier variación en esos parámetros puede desencadenar la sobresaturación y por lo tanto la formación de nubes (que no son vapor de agua sino pequeñas gotitas de agua o cristalitos de hielo, en nuestro caso, cristales de hielo debido a la temperatura de formación). Por lo tanto para considerar la formación de contrails o nubes, el valor de humedad absoluta es IRRELEVANTE cuando lo que cuenta es la humedad relativa, es decir, el cociente entre la humedad absoluta y la máxima humedad que en esas condiciones de P y T podría admitir sin producir condensación.

Aquí un gráfico que muestra que la humedad depende de la presión, independientemente de a altura, aunque típicamente hay un rango de valores de P atmosférica para alturas dadas. (Fuente: http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/2012/01/la-evolucion-de-la-humedad-atmosferica.html):

  
En este enlace: http://weatherfaqs.org.uk/book/export/html/15 se puede consultar que a 30.000 pies la presión atmosférica correspondiente es de aproximadamente 300 mb (milibares, que no megabytes), que se corresponde con una humedad relativa de aproximadamente un 37% según el gráfico superior, para la década actual. No podemos llamar a eso EXTREMADAMENTE SECO ya que a esa altura la humedad máxima es pequeña, pero el punto de saturación (de condensación) también. Parece ser que nuestro “experto” del blog confundió los términos de humedad relativa con humedad absoluta, o le interesó decir que la atmósfera es extremadamente seca para justificar sus conclusiones. Le recomiendo este genial trabajo: Termodinámica de la Atmósfera. Seguimos:


Se ”congela” de inmediato, formando cristales de hielo del “Tipo Irregular” (muy abrupto, opaco y pesado, “Graupel Ice”). De aquí me quedo sobre todo con lo de "muy opaco, abrupto y pesado". Con esos adjetivos, el discurso se está dirigiendo interesadamente hacia unas conclusiones predefinidas y no aporta ningún estudio que demuestre que la formación de los cristales de los contrails respondan a ese patrón (graupel ice, que podemos traducir como "granizo blando"). De hecho una búsqueda de artículos científicos o documentos que relacionen la formación de "graupel ice" en "contrails no arrojan ningún resultado. Lo que es más, en "Essentials of Meteorology: An Invitation to the Atmosphere (fifth edition) by C. Donald Ahrens" se define "graupel ice" como: Partículas de hielo entre 2 y 5 mm de diámetro QUE FORMAN LAS NUBES a menudo por el proceso de acreción. Los copos de nieve que se convierten en gránulos redondos debido al proceso de "escarchado (riming) se denominan "granizo blando" o "nieve granulada". Este informe del Intergovernmental Panel on Climate Change de septiembre de este año dice que las partículas de las nubes que alcanzan un tamaño suficiente se convierten en hidrometeoros que caen, y que se clasifican en llovizna, gotas de agua, cristales de nieve, granizo blando (el famoso graupel ice) y granizo. Ya hemos visto que el graupel ice es una formación común en las nubes naturales. Sigamos.

   Una utilidad práctica que ilustra el proceso, son los Cañones de Nieve Artificial de las estaciones de esquí, que proyectan agua pulverizada a una temperatura muy alta para generar nieve.
   El alto nivel de agitación molecular, permite que el agua ceda mucho más rápido su calor pasando a fase sólida.
   Algo que podemos experimentar en nuestras casas, metiendo un vaso de agua con una temperatura muy alta y otro a una baja temperatura en el congelador, al mismo tiempo.
   Verán como el que estaba lleno de agua a una temperatura más alta, se congela antes. Intento de símil, ya que una cosa es la física del vapor de agua a 10.000 metros de altura y otra la física de nevera del agua líquida a nivel del mar. El autor una vez más afirma sin referenciar o explicar. Lo de la nevera y el interesante experimento con vasos de agua se conoce como "Efecto Mpemba" que es un fenómeno en la congelación del agua que dice que en algunas circunstancias el agua caliente se congela antes que el agua fría. Muy interesante leer el artículo al respecto de wikipedia y cómo el físico tanzano Erasto Mpemba descubrió el efecto observando la congelación de crema de helado ligeramente templada. Las principales conclusiones:

  • este hecho ha sido observado ya desde AristótelesDescartes y Bacon («el agua ligeramente templada -nuestro autor habla de temperatura MUY ALTA de vapor de agua, no de agua líquida- se congela más fácilmente que la muy fría»)
  • funciona solamente en determinadas circunstancias. Por ejemplo, si se mete en el congelador agua a 35 grados y agua a 5 grados, el agua a 35 grados se congela después que el agua a 5 grados. Se necesitan diferencias de temperaturas y temperaturas altas para apreciar el efecto, como por ejemplo 35 °C y 80 °C o 70 °C y 90 °C, en cuyo caso el agua más caliente se congelará más rápido.
  • Lo fundamental del efecto Mpemba es que no se aplica a dos temperaturas cualesquiera. En el año 2008 la dra. Lor, del Caborane Technology Institute, consiguió determinar la eficacia del efecto entre 63 y 72 grados Celsius.
  • Por lo tanto, una vez más nos la han intentado colar: Nada que ver un vapor saliendo a 350ºC (o más de 500ºC según el autor) en un entorno de -50ºC con un vaso de agua a 70ºC en un entorno de -18ºC (congelador doméstico).
Por otra parte, para producir nieve, se usa el concepto temperatura húmeda” que es una relación entre la temperatura seca ambiente y la humedad que ha de ser de -3ºC máxima para la producción de nieve artificial. La nieve se produce por la combinación de una corriente de aire a gran velocidad con una corriente de agua a gran velocidad que forma una dispersión de gotas que salen a presión por el cañón. Te recomiendo este video ilustrativo. No se calienta el agua para nada, de hecho el factor temperatura del agua no cuenta para nada mientras se mantenga en estado líquido. Puedes consultar wikipedia, aunque es un artículo pobre, pero tampoco dice nada de que “proyectan agua pulverizada a una temperatura muy alta”. Así que el efecto Mpemba tampoco aplica en este caso: agua muy caliente (90ºC, por ejemplo) en un entorno de -3ºC (temperatura húmeda para producir nieve) no producen tal efecto.

La producción de nieve es únicamente combinación de dos factores (temperatura del aire y humedad relativa) que te resumo en este gráfico:


   Pero…
   ¿Qué sucede después de la Cristalización del Vapor de Agua?
   Las cristales de hielo del “Tipo Irregular” formados por la Cristalización del Vapor de Agua, comienzan a absorber calor rápidamente por dos vías: la radiación, al ser un hielo muy opaco (UV+IR+Visible) y el rozamiento, hasta igualar la velocidad con el aire (transformando energía cinética en calor). Este proceso rápido de absorción de calor, unido a la extrema sequedad del aire (véase cuadro de Curva de Saturación más adelante), provocan el proceso contrario: SUBLIMACIÓN. 
Aquí disiento profundamente, primero: la radiación infrarroja y visible no influye significativamente en el aporte de calor de los cristales de hielo. El UV puede influir en la abosrción de calor del cirro, pero nunca llegará a evaporarse. Sólo el vapor de agua que llega a la parte alta de la mesosfera, por encima de los 75 km se destruirá por efecto de la radiación UV. Intuitivamente, en un entorno de -50ºC, donde la sobresaturación de la humedad es próxima a cero, es muy difícil que se forme vapor de agua. Aquí un interesante estudio contenido en el Journal of Geophysical Research que investiga los efectos de la absorción de las nubes y contrails que contienen partículas de aerosoles (carbón, alquitrán, polvo...), en donde NO HACE NINGUNA DISTINCIÓN entre cirros y contrails. De hecho siempre que nombra cirros incluye entre paréntesis "or contrail". 

Finalmente para zanjar el tema de la absorción de radiación de las nubes, hago referencia al trabajo de V. Ramaswamy del Programa de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Princeton y V. Ramanathan del Departamento de CIencias Geofísicas de la Universidad de Chicago, sobre la absorción de radiación solar de los cirros. Según su trabajo, las nubes de la parte alta de la troposfera, conocidas como cirros son conocidas por ser componentes importantes del calentamiento radiativo del planeta. El principal resultado de su investigación es la marcada significancia de la absorción solar de los cirros en el calentamiento "diabático" (refrigeración) y estado térmico de la alta troposfera (presiones entre 100 y 300 mb). El calentamiento solar de los cirros es debido a las bandas de abosrción del hielo en el espectro del infrarrojo cercano (...) el mayor tamaño de los cristales de hielo (en comparación a las gotitas de agua) también tienen un papel importante en el control de la magnitud del calentamiento. El estudio habla de calentamiento del orden de 5 grados Kelvin, es decir: 4 grados centígrados, lo que en un entorno de -50ºC nunca supondrá el paso a la fase vapor, ya sea contrail o cirro. Aquí dejo una imagen de una presentación de Jost Heintzenberg del Leibniz-Institute for Tropospheric Research (a la que me refiero más abajo) y que ilustra los procesos de absorción de radiación de las nubes cirro: 


La radiación solar provoca un pequeño enfriamiento y la radiación térmica del infrarrojo cercano produce algunas absorciones de emisiones de la superficie y de la baja atmósfera. Hay una pequeña emisión hacia el espacio porque los cirros se encuentran altos y son fríos. Nada de evaporación sino calentamiento.

El rozamiento con el aire en un ambiente TAN POCO DENSO (0,413 g/l a unos 33.000 pies) no tiene prácticamente cabida en la absorción de calor, además que una vez más no está referenciada tal afirmación. Aporto el siguiente gráfico.

Altura (m)
Presión (mb)
Densidad
Temperatura (ºC)
0
1013
1,226
15
1.000
898,6
1,112
8,5
2.000
794,8
1,007
2
3.000
700,9
0,910
-4,5
4.000
616,2
0,820
-11
5.000
540
0,736
-17,5
10.000
264,1
0,413
-50
15.000
120,3
0,194
-56,5

 Los Cristales de Hielo en apenas unos segundos, pasan de fase sólida a gaseosa, difundiéndose casi de inmediato. Como ya hemos visto, esto no ocurre en esa cota ya que la absorción de calor no es suficiente para pasar de hielo a gas a esa temperatura y presión. Estaría bien que detallara el autor el proceso físico por el cual los cristales de hielo a -50ºC pasan a estado vapor sin volver a precipitar en cristales por mucho calentamiento por radiación que hayan podido sufrir. Si tal y como dice el autor el rozamiento con el aire unido a la absorción de radiación aumenta la absorción de calor, ¿qué pasa cuando los cristales alcanzan el estado estático? ¿Qué pasa entonces con las nubes -cirro? ¿Por qué persisten? ¡Que me lo explique!
   El tiempo que transcurre entre la CRISTALIZACIÓN y la SUBLIMACIÓN, es lo que nos permite ver durante unos segundos, las estelas de condensación naturales que dejan los reactores a gran altura. Bonita afirmación, que es a lo que se quería llegar "demostrar la no-persistencia de los contrails", pero no sustentada en nada.
   Diferencia entre Estela de Condensación y Nubes Altas (Cirros):
   La diferencia fundamental entre Estela de Condensación y las nubes altas o Cirros, no radica en la composición (es agua), sino en la Estructura de los Cristales del Hielo que las forman. Aquí discrepo como veremos enseguida. 
   Mientras que los producidos por los Motores a Reacción en procesos de Cristalización, son del “Tipo Irregular” (demasiado pesados, abruptos y opacos), los cristales de hielo que forman los Cirros o Nubes Altas son del “Tipo Prisma Hexagonal Hueco”. Así es aunque con matices, ya que los cirros admiten otras formas. Pongo la referencia: Notes and Correspondence on the Occurrence of Hollow Bullet Rosette– and Column-Shaped Ice Crystals in Midlatitude Cirrus (sobre la ocurrencia de cristales de hielo con formas de roseta de bala huecas y columnas en cirros de latitudes medias, de C. G. Schmitt y A.J. Heymsfield del National Center for Atmospheric Research, Boulder, Colorado). La primera frase del resumen dice: Las nubes cirro en latitudes medias y altas se componen con frecuencia de cristales de hielo con forma de bala roseta y columna, que pueden tener extremos huecos. Los cristales de hielo en forma de roseta de bala se componen de un número de balas que irradian desde un punto central.
   Entre las clasificaciones más comunes, se encuentra la de la “Comisión Internacional de Nieve y Hielo” que agrupa un total de 35 categorías agrupadas en los 7 tipos básicos de cristales de hielo que ilustramos a continuación.
Justamente este cuadro de cristales de hielo y la curva de saturación de más abajo son usadas por Jost Heintzenberg del Leibniz-Institute for Tropospheric Research, en Leizpig para ilustrar los tipos de cristales típicos de las nubes. Este señor dice que efectivamente los contrails son “cirros inducidos artificialmente”. Por otra parte no está referenciado el que sean los cirros los que únicamente estén compuestos de cristales tipo “prisma hexagonal hueco”. Jost Heintzenberg da respuesta a la pregunta “¿Por qué los cristales de hielo son hexagonales, pero a menudo irregulares?” haciendo referencia a las nubes cirro tanto naturales como a las inducidas artificialmente, por lo que este experto en investigación troposférica asume que los crecimientos cristalinos en ambas formaciones son iguales. Su respuesta:
  • El crecimiento a lo largo de los dos ejes del cristal principal depende de:
  • La temperatura y concentración de vapor de agua
  • Dependiendo de la temperatura y la humedad el crecimiento puede tener lugar predominantemente a lo largo de uno de los dos ejes
  • Las fluctuaciones pequeñas pueden cambiar el crecimiento de un régimen de crecimiento a otro
  • En la turbulenta atmósfera ambos parámetros de control pueden fluctuar  crecimiento irregular y cristales de hielo irregulares
  • A temperaturas de formación de cirros (<-40 ° C), la apariencia externa cristalina está dominado por policristales con características columnares, incluyendo rosetas de bala, además de placas y columnas
  • La distribución del aspecto externo en particular depende de la sobresaturación de hielo


 Veamos una foto de la estructura del cristal de hielo del “Tipo Irregular” que se forma en los procesos de Cristalización (de vapor a sólido sin pasar por líquido, como el de las estelas de condensación).

A continuación, veamos una foto al microscopio, de los cristales de hielo que forman los cirros o Nubes Altas del “Tipo Prisma Hexagonal Hueco”.
   Su formación (completamente natural y de gran belleza), es un lento y delicado proceso por el cual, las moléculas de agua se constituyen en una estructura cristalina altamente reflectiva, termoregulada y de una extrema ligereza, al contener un gran volumen de aire en el interior y los conos contrapuestos. Los cristales en las nubes cirro abarcan  rangos  desde los 10 hasta los 2000 μm  en tamaño. Las formas más comunes son rosetas de bala, agregados (múltiples cristales pegados), placas hexagonales y columnas huecas. El tamaño y la forma dependen de la temperatura y la cantidad de vapor de agua presente. Fuente: http://www.tiempo.com/ram/36834/los-cirros-y-las-nubes-noctilucentes-diferencias-y-similitudes/

Decir que esta imagen la ha sacado el autor de una guía de copos de nieve y cristales de hielo. En ningún sitio menciona que formen parte única y exclusiva de la composición de los cirros naturales. Además, ya hemos mostrado un estudio que afirma la irregularidad de la forma de los cristales de los cirros, sometidos a turbulencias. Este estudio (página 13) de Chantal Côté, del Departamento de Ciencias Oceánicas y Atmosféricas de la Universdidad de McGill (Montreal) comenta que en el "estadío 5" del proceso conocido como "riming" (escarchado) y que consiste en la acumulación de microgotas de agua superenfriadas sobre cristales de nieve (acreción), y que determina la velocidad terminal de caída de los copos de nieve, se forman todos los tipos de "graupel" como "lump" graupel, graupel cónico y graupel hexagonal maduro. Vemos que es un proceso típico de la naturaleza y no de los contrails únicamente.

Para terminar con el tema de los cristales hexagonales:
Recomiendo también el estudio del “Aviation Climate Change Research Initiative” sobre una revisión de prioridades y necesidades dirigido por el National Centre of Atmospheric Research de EEUU. Revisa la sección “Contrails and Induced Cirrus. Microphysisc and Climate Impact” donde además dice que los cristales de hielo en los contrails y cirros inducidos son “rosette bullets” y formas irregulares (Gayet et al. 1996). Un estudio demostró que en contrails jóvenes, los cristales de hielo eran “droxtals” cuasi-esféricos con tamaños comprendidos entre 1 y 5 micras (Strauss 1994). El estudio muestra ejemplos de escaneado de imágenes microscópicas de cristales de hielo en los contrails (Goodman et al. 1998), incluyendo placas hexagonales, columnas y placas triangulares, típicas de los cirros naturales.

 La Presión de Vapor y la Temperatura, mantienen una relación llamada: Curva de Saturación, que nos indica la Presión de Saturación de Agua, en función de la Temperatura del Aire
   Además, en el siguiente diagrama, podrán observar el tipo de Cristal de Hielo, superpuesto a la Curva de Saturación de agua en aire, con el que saldrán de alguna duda.


Aunque el resultado está fuera de escala, la saturación de Vapor de Agua en el Aire a temperaturas inferiores a -50ºC (temperatura estándar a 33.000 pies), es inferior a 0,0… g/m3. Explícame lo de 0,0 g/m3 

Es decir, que a esa temperatura, toda Molécula de Agua que supere una concentración superior a 0,0… gramos (???? ) por cada metro cúbico, no puede sobrevivir en fase gaseosa.
Aquí discrepo, primero porque una molécula de agua no puede superar ninguna concentración, a menos que sea 0. Es una molécula y punto. Muchas moléculas dependiendo del volumen que ocupen sí que pueden superar una concentración, en este caso mejor una densidad determinada. Segundo porque siempre se va a superar una "concentración" de 0,0 g/m3, a menos que no haya NADA de agua, y tercero porque en base a esa afirmación, los cirros tampoco podrían sobrevivir en su fase gaseosa (recordad lo de la humedad relativa). En base al gráfico que adjuntas, que no es completo porque no se ve lo que pasa a -50ºC, si sigues la línea de supersaturación, extrapolándola, verás que en el entorno inmediatamente superior a los "0 g/m3" y a una temperatura de -50ºC, SIEMPRE se formarán cristales prismáticos hexagonales, ya sea por vapor procedente del motor de un avión o de una nube.

A continuación te muestro un gráfico de las fases del agua con sus curvas de equilibrio:

Si te vas a la temperatura de -50ºC y trazas una linea vertical hasta los 250/300mb de presión (correspondiente a 33.000 pies y ojo que el eje de ordenadas es logarítmico), verás que nos encontramos en la plena región de agua en estado sólido marcada como Ih. Eso significa que el tipo de hielo es hexagonal. Da igual qué "tipo" de vapor de agua tengas en la atmósfera, que siempre se solidificará en hielo hexagonal y nunca sublimará. (Fuente aquí). Este mismo gráfico te muestra cómo puede haber agua a 100ºC pero con aspecto de hielo...maravillas de la presión en otros mundos, pero eso es otra interesante historia.
   La única estructura cristalina formada por agua, que reúne los requisitos para mantenerse en el tiempo bajo esas circunstancias, es el Prisma Hexagonal Hueco. Más Magister dixit. Que me explique el fenómeno por el cual un prisma hexagonal hueco no está sometido a las mismas leyes de la termodinámica que un "cristal abrupto" compuesto exactamente por las mismas moléculas. de todos modos ya hemos visto que el prisma hexagonal se forma en cirros, contrails y persiste en esas condiciones en ambos casos.
   Jamás el cristal de hielo abrupto (producido en los procesos de Sublimación Inversa) Gran término el de "sublimación inversa", ha estado presente de forma constante a gran altura formando cirros y nunca lo hará. Amén del Magister Dixit sempiterno, decir que los cristales de nieve y la escarcha procedentes de las nubes y cirros naturales se producen igualmente por sublimación inversa: pasan del estado gas al sólido directamente.
   Es por este motivo, que los aviones a reacción no generan Cirros o Nubes Altas bajo NINGUNA CIRCUNSTANCIA ojo que lo dice en mayúsculas, ni si quiera al atravesarlas,  pese a la presión desinformativa que ejercen al respecto, los medios de comunicación y algunos servicios meteorológicos. Lo que no comenta es "la presión desinformativa" que ejercen los miles de investigadores de universidades, institutos y centros de investigación a lo largo y ancho del mundo y que son lo que sí han estudiado estos fenómenos desde todos los puntos de vista con sobradas credenciales y referencias cruzadas contrastadas y que contradicen 100% de tus afirmaciones, sólo unos pocos ejemplos: 

Experimental Test of the Influence of Propulsion Efficiency on Contrail Formation
Influence of propulsion efficiency on contrail formation
Calculations of Aircraft Contrail Formation Critical Temperatures
Relating observations of contrail persistence to numerical weather analysis output
Contrail Microphysics
Contrail formation in aircraft wakes
Influence of weather conditions on the distribution of persistent contrails
Contrail formation and impacts on aerosol properties in aircraft plumes

A partir de aquí ya no comento más, si queréis seguir leyendo lo que queda de post: http://aeromotores.wordpress.com/2011/03/09/procesos-de-formacion-de-estelas/

Conclusión

Hemos visto cómo el uso de un lenguaje "cientifoide", repleto de argumentos y carente de toda referencia puede llevar a la idea errónea de que el autor del artículo es un experto en materia de física atmosférica. Este tipo de artículos arrastran detrás de sí a mucha gente poco versada en ciencia atmosférica o en procedimientos científicos en general, o que simplemente sigan la duda metodológica como camino para responder preguntas, y los pueden tomar como pruebas indudables de lo que pretenden defender. En este caso la premisa de partida era: "Toda estela persistente es un chemtrail". Pues bien, no sólo hemos desbancado esa premisa sino que hemos puesto en tela de juicio y refutado todas las justificaciones vertidas para defenderla. De la misma forma hemos demostrado que con los argumentos esgrimidos por el autor, hasta los cirros de la alta atmósfera no deberían de existir. Finalmente, en todo el artículo no hay ninguna aclaración a la premisa planteada. Una vez más se fundamenta en el argumento ad ignorantiam ya que expone una afirmación que luego defiende con otros términos no relacionados directamente conlos chemtrails: "Si no se comporta como un cirro, entonces es un chemtrail". Lo correcto habría sido decir "Toda estela persistente no es una nube tipo cirro" y a partir de ahí comenzar su disertación, en lugar de afirmar categóricamente que es un chemtrail, pues no abunda en la demostración de la composición de la estela persistente sino en su comportamiento por comparación con las nubes tipo cirro. Afortunadamente ya hemos visto que física y termodinámicamente no hay ninguna diferencia entre un cirro y un contrail. ¡Si los cirros persisten, también lo harán los contrails!

Beware of false knowledge; it is more dangerous than ignorance.
George Bernard Shaw