Sígueme por Email!

lunes, 23 de marzo de 2015

Miedo al cielo... 'nos están fumigando'

El país que controle el clima controlará el mundo
Carlos Alonso, Agricultor

Hace tiempo que no le damos caña al blog. Tenemos la página de Facebook hirviendo: Casi 1300 seguidores y gente de todos los bandos aportando, comentando, discutiendo y troleando. Pero el post que publicamos a continuación justifica nuestra vuelta al blog: Estamos consternados. El diario "El Mundo" acaba de pegarse un tiro en el pie publicando un artículo más propio de la conspiranoia más ridícula que de un medio serio. El artículo lo podéis leer pinchando aquí.

Encabezado del artículo de Lucas de la Cal publicado en El Mundo

El artículo ya empieza mal, con un titular sensacionalista: “Miedo al cielo... 'nos están fumigando'”, y su contenido se alimenta de las elucubraciones iletradas de la imputada y condenada por prevaricación Josefina Fraile, ex alcaldesa de Velilla del Río Carrión, Palencia.
Toda la historia gira entorno a unos análisis de muestras de suelo de la comarca de La Guareña, Zamora, que encargó Fraile debido a las sospechas de unos agricultores de que sus suelos estaban siendo contaminados con químicos rociados desde aviones.
El artículo sugiere, siguiendo los testimonios de algún agricultor y secundando las elucubraciones de Fraile, que esos presuntos químicos provienen de las estelas de condensación de los aviones. Como en el discurso del chemtrailismo más cutre, viene a decir que esas estelas no corresponden a aviones comerciales volando en altitud de crucero (es, de hecho, en la troposfera superior donde se forman las estelas de condensación) sino a aviones volando a “baja altura”, de hecho concretan que a 3000 metros, afirmación surgida de los sesgos más ingenuos y basada en el “ojímetro”, el aparato de medición más popular entre los creyentes en chemtrails.
El articulista Lucas de la Cal no sólo demuestra no tener la más mínima idea de lo que está hablando, sino que parece ser condescendiente con la HIPÓTESIS MAGUFA. Incluso su definición de la “teoría de los chemtrails” es un pufo: “aviones que vuelan bajo y dejan trazas en el cielo con restos químicos con el objetivo de cambiar el clima.” No, a ver: lo de que “vuelan bajo” es un ajuste sesgado elaborado a conveniencia, dado que cualquier persona con un mínimo de sentido común sabe que una aeroaplicación a 10.000m de altura no sirve para nada. Así que los creyentes en chemtrails le quitan varios kilómetros al asunto para ajustarlo a su conveniencia, sin reparar en el hecho de que una aeroaplicación a 3.000m es igualmente estúpida e inútil.

El movimiento chemtrailista en general no se pone de acuerdo ni en la altura a la que vuelan estos aviones ni en la finalidad de las presuntas “fumigaciones”. De hecho, el argumento de que la finalidad de estas estelas es cambiar el clima, es el último en incorporarse a la exótica lista de posibles finalidades de esta presunta conspiración.
La de los chemtrails es una teoría sin teoría, que adopta la forma que le conviene a quien la esgrime. Para unos se trata de control mental. Para otros de diseminar enfermedades para que la industria farmacéutica haga caja. Hay quien piensa que se trata de eugenesia negativa para ajustar la población mundial o de experimentos secretos sobre la población civil. Y luego, por supuesto están los “hard-core” que sugieren que de lo que se trata es de “terraformar” nuestro planeta para hacerlo habitable a reptilianos u otras razas extraterrestres.
Pues bien, lo de modificar el clima es en realidad la última hipótesis en sumarse a la lista, así que vemos que la definición de la teoría de los chemtrails en el artículo está ajustada a la conveniencia de la denuncia que se pretende hacer.
Y por supuesto, el hecho de que esta Erin Brockovich de segunda B haya estado dando una conferencia sobre el asunto en Cambridge, viste mucho. En realidad se trató de una escueta ponencia de diez minutos en el “lunch time” de la Conferencia SRM Science 2015, en la que, bajo el título-disfraz de “Civil Society & Geoengineering”, se dedicó a promocionar sus disparates con cero evidencias (ver aquí).

La conferencia SRMS pretende ser no sólo un espacio de información sino también de discusión, y tuvo a bien incorporar un espacio menor llamado “Lunch & Lunchtime Perspectives” donde se podían presentar ideas o discusiones alternativas sobre la temática de la Gestión de la Radiación Solar (SRM) a la hora de comer, mientras los ponentes serios despachaban sus vituallas. Ahí es donde Fraile pudo asomar su patita, ejerciendo de portavoz de la asociación Terra SOStenible, justo después de Ian Simpson, responsable de la plataforma chemtrailista Look-up.org, que, al igual que su homóloga española, se dedicó a promocionar pseudociencia y falacias además de exhibir una sonada ignorancia sobre aspectos básicos de un asunto del que iba de experto.
Ian Simpson reconociendo su ignorancia en temas básicos sobre eficiencia de motores de aviación que explican la formación de estelas
Y siguiendo en la linea de promover la aparente trascendencia de las elucubraciones conspiranoicas de Fraile, el articulista no puede evitar mencionar que “en 2013 el Parlamento Europeo aprobó su petición de que se investigara el asunto.” 

No os dejéis engañar por las palabras: esto significa que su petición fue admitida a trámite, lo que implica que la Comisión de Peticiones se pronunciará sobre el asunto, ya sea archivándolo o derivándolo a otro sección del Parlamento para que le dé respuesta oportuna. En absoluto significa que el Parlamento se toma este asunto en serio y que vaya definitivamente a investigar sobre él. A algunos os podrá parecer sorprendente que el Parlamento Europeo haya admitido a trámite la petición de Fraile, pero no es tan extraño después de saber que una de los miembros de la Comisión de Peticiones es Tatjana Ždanoka, eurodiputada por los Verdes y la Alianza Libre Europea, que entre sus quehaceres encontró hueco para promover lo que, sin tapujos, llamaríamos un congreso chemtrailista en el mismísimo Parlamento Europeo en abril de 2013 en el que se proyectó el documental de culto del chemtrailismo “What in the world are they spraying” de Michael J. Murphy, quien también acudió a la cita. 
Aquí vemos a Zdanoka y Murphy codo con codo en el centro de la imagen
Así pues tenemos una chemtrailista infiltrada en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, algo que explica que una petición como ésta haya sido admitida a trámite. 
Con todo, la historia va para largo. La última vez que revisé el estado de peticiones hechas a la comisión en 2014, habían por tramitar aún peticiones de 2008 y me llamó la atención la diversidad de asuntos que trataban: desde las normas de seguridad de los cascos usados en deportes hípicos hasta la devolución del importe de los billetes aéreos en caso de urgencia médica, pasando por las listas de usuarios bloqueados en los chats, la tipificación de la tortura como delito penal en la Unión Europea, la caza de cormoranes, la importación de peces vivos, el establecimiento de un día oficial dedicado a Comenius. Y entre ellas, la de Fraile, esperando su turno.

Pero el Parlamento ya ha ninguneado con anterioridad el asunto de los chemtrails, e incluso Fraile se lamentaba en su página de guardacielos.org: “Nuestros candidatos al Parlamento Europeo han decidido ignorar el grave problema de la geoingeniería. Y despreciar una vez más a la ciudadanía que pretenden representar.”
A continuación el artículo cita a Fraile textualmente emitiendo sus más polémicas afirmaciones: "Desde 1999 se están llevando a cabo fumigaciones clandestinas en España, por aviones militares de la OTAN, que ejecutan programas de geoingeniería para manipular el clima y las comunicaciones globales a través del control de la estratosfera y de las ionosfera para fines militares. Y Zamora es una zona especialmente delicada ya que es su radar de experimentación".
Esto, queridos lectores, es magufismo extremo con altas dosis de PARANOIA. Resulta que la provincia de Zamora, con menos de 200.000 habitantes y más bien un reducto castellano tranquilito, es, en la fantasía de esta mujer, un campo secreto de experimentaciones clandestinas de la OTAN. Supongo que los que estáis un poco más puestos en la SARTA DE BOBADAS de la conspiranoia climática, habréis detectado también que Fraile cree en que el proyecto HAARP tiene algo que ver con modificación del clima. 

Por supuesto nada de evidencias: sólo elucubraciones basadas en ignorancia, en memes conspiranoicos de internet y en una ingenuidad tal, que resulta especialmente patético que elmundo.es o la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo le batan palmas.
Para Fraile, ahora se tratan de drones que salen de bases militares como la de Albacete y que, volando a 3000m parecen aviones comerciales volando a 9000m. Es tan ridículo que me invade la vergüenza ajena. Esas estelas, por mucho que se empeñe, se siguen formando y comportando como estelas de condensación, además de que su aspecto, densidad óptica y albedo son plenamente coherentes con las estelas de condensación y nada en ellas sugiere que sean otra cosa. Pero Fraile necesita, para que funcionen mínimamente sus chorradas, que esas estelas estén “a baja altura”, aunque no se dé cuenta de lo estúpido que es pretender que rociar algo a 3000m sirva para algo (las aeroaplicaciones de cultivos se hacen a menos de 10m porque a más altura la dilución es tal que lo que sea que apliques pierde toda eficacia). 

La aeroaplicación de fitosanitarios se ha de hacer a pocos metros del suelo para que surta efecto.
De hecho “fumigar” a 3000m no sirve ni siquiera para fines de geoingeniería, dado que es una región en plena troposfera donde la humedad y los vientos acabarían arrastrando cualquier aerosol (en geoingeniería lo que se persigue es la máxima persistencia de aerosoles en suspensión atmosférica siendo así la estratosfera, a varias decenas de km. por encima de la altitud de vuelo comercial, la región de intervención óptima, además, aplicar estos aerosoles metálicos en las regiones de paso de aviones supondría un grave problema para la seguridad aérea, cosa que ni siquiera consideran).
Como mucho podría tener sentido el rociado de nucleadores de siembra de nubes a esa cota, pero esto sólo se puede hacer para un fin muy específico con condiciones muy específicas. La aplicación de nucleadores en este contexto exige la presencia de un determinado tipo de nubes con valores atmosféricos adecuados (humedad relativa, vientos…), así que tened por seguro que ver estelas atravesando un cielo despejado no tiene nada que ver con siembra de nubes. Y si están presuntamente a 3000m. tampoco tienen que ver con geoingeniería… y mucho menos con aeroaplicación (para afectar suelos).

Ciertas fuentes no contrastadas apuntan que "los tres análisis judiciales en suelo agrícola ecológico, suelo agrícola convencional y terreno de pinar dieron como resultado: 16.300;10.810 y 19.000 mg de aluminio por kg de tierra en suelo; 775; 641 y 765 mg​/kg de manganeso y 10.750; 7.550 y 12.600 mg​/kg de hierro ,aparte de los 1.500 mg​/kg de titanio en suelo ecológico".
  • Según el perfil toxicológico del aluminio esbozado por la Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR), los valores TÍPICOS de Aluminio en el suelo varían desde 7 gramos hasta SUPERAR los 100 gramos por kilogramo de suelo. Eso es entre 7.000 y 100.000 miligramos por kilogramo. Un valor de 19.000 mg es, bajo dentro de la normalidad. 
  • Con respecto al Manganeso: Valor típico medio 330 mg​/kg (Barceloux, 1999), variando entre 40 y 900 mg​/kg, así que los valores de 775; 641 y 765mg​/kg entran totalmente dentro de la normalidad. 
  • Vamos con el Hierro: según Bodek et al. 1988, su concentración en suelo varía entre 20.000 y 550.000 mg​/kg. Los valores del análisis judicial se encuentran POR DEBAJO del límite mínimo. Esto refleja que esos suelos poseen menos hierro de lo que hay de media en la naturaleza, nada de qué preocuparse. 
  • El Titanio tiene valor medio en suelo es del 0,33% (Kabata-Pendias 2001): 3300 mg​/kg. El valor de Titanio en el suelo zamorano es un valor más que normal.